VW suspende importaciones de autos desde Brasil

El plan Junio 0km que lanzó hace tres meses el Gobierno, acompañado por la Asociación de Fábrica de Automotores (ADEFA), había cambiado el ánimo de las terminales. Las ventas se habían “reactivado” gracias a los descuentos y los consumidores empezaban a volver a los concesionarios.

Pero el resultado electoral de las PASO trajo nuevamente la incertidumbre al mercado, y las ventas se frenaron abruptamente. Además, siguieron las subas de precios de los autos, producto de la devaluación, y se alejaron de los bolsillos.

En este contexto, las marcas, que esperaban repuntar en los últimos meses del año, se vieron acorraladas nuevamente, y los planes de liquidar stock se ubicaron en el ojo de la tormenta, anticipando que sería muy difícil lograrlo. Por eso se tuvieron que tomar decisiones urgentes, como bajar la producción y cortar importaciones.

En el caso de Volkswagen, que se encuentra en pleno proceso de cambios en su planta de Pacheco, se decidió suspender las importaciones de Brasil con el fin de achicar el stock de unidades hacia fin de año.

Así lo confirmó Pablo Di Si, CEO de Volkswagen America, en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, donde la alemana presentó su nueva imagen de marca.

El objetivo es lograr achicar gran parte del stock que tienen en la terminal. También quieren evitar que, por la necesidad de alcanzar objetivos, se tengan que aplicar grandes bonificaciones cuando la suba del dólar ya achicó la rentabilidad.

La medida afecta a la planta de Taubaté, donde se fabrica el Gol, aunque también impacta en las terminales de Curitiba (ensambla el T-Cross) y Anchieta (Polo y Virtus).

Para la marca, lo mejor es esperar 2020 con un inventario lo más bajo posible, teniendo en cuenta que el mercado se achicó casi al 50%. “Eso genera un gran problema de liquidez, porque el tamaño de las inversiones es el mismo, pero la generación de caja es la mitad”, indicó a La Voz.

Sin embargo, descartó que puedan frenarse los proyectos que se están ejecutando, tanto en Pacheco como en la fábrica de cajas de cambio de Córdoba. Sobre esta última, la consideró una “isla”, porque 97% de lo que produce va al exterior y, por ello, la crisis nacional casi no le genera impacto.

Mientras tanto, a nivel local, los precios sufrieron en septiembre un ajuste que va del 5% al 9,1%, y seguirán acomodándose para recuperar lo perdido con la devaluación.

Fuente: BAE Negocios