Triaca abrió temporada de paritarias al 15 por ciento

Licuado el efecto por el “caso Sandra”, Jorge Triaca adelantó la temporada de paritarias al 15% y sin cláusula gatillo con dos gremios afines. Tintoreros y remiseros aceptaron este jueves el aumento salarial impuesto por el Gobierno nacional para contener la inflación, cuando aún tienen cuotas por cobrar del acuerdo sellado en 2017.

La Unión Obreros y Empleados Tintoreros, Sombrereros y Lavaderos que lidera Luis Pandolfi renovó con los empresarios del rubro el convenio colectivo 526/08 con un 15% de incremento, que se abonará en dos tramos de 8% y 7% en agosto próximo y febrero de 2019. Pandolfi aceptó esa oferta aunque faltan cinco meses para terminar de cumplir el pacto vigente al día de hoy. El nuevo acuerdo regirá entre agosto de este año y julio de 2019.

En el período 2015-2016 los tintoreros y lavanderos recibieron 33%. Para 2017 acordaron 25% en cuatro cuotas a pagar en junio, septiembre, diciembre y marzo próximo, más una suma no remunerativa de $ 1.200 en cinco pagos entre enero y mayo de 2018. O sea, que los afiliados a UOETSyL todavía les resta cobrar aumentos por la paritaria del año pasado, pero ya firmaron un nuevo convenio hasta 2019.

En 2017 Pandolfi cerró la negociación de 2017 exultante. “Estamos trabajando para seguir mejorando el poder adquisitivo de los compañeros de todo el país, con acuerdos de incrementos salariales que estén por encima de la inflación, tal como hemos logrado firmar cada año”, afirmó el gremialista. Lejos quedaron los paros con movilizaciones contra los dueños de la cadena 5 a Sec “por incumplimiento de los acuerdos salariales y laborales”.

Desde hace varios años Pandolfi mantiene un durísimo enfrentamiento con los Moyano. Entre 2013 y 2014 los lavaderos denunciaron agresiones del gremio de Camioneros en medio de bloqueos a unas 16 plantas industriales. Moyano exigió en ese tiempo el reencuadre sindical de unos 300 choferes que transportaban ropa blanca de clínicas y sanatorios a los lavanderos, aunque la Uoestsyl tenía el aval judicial para retenerlos. Una de las protestas finalizó con enfrentamientos, 28 detenidos, dos uniformados heridos y varios vehículos destrozados y secuestrados.

La escalada física entre Pandolfi y Moyano llegó al tope cuando en febrero de 2014 los empleados del Lavadero Leman denunciaron el ataque físico de una patota de cinco camioneros. Por este enfrentamiento, Pandolfi renunció a la vocalía de la antigua CGT Azopardo, que conducía Moyano. Hoy, reporta en el M.A.S.A., que encabezan el ferroviario Sergio Sasia y el taxista Omar Viviani.

El Sindicato Único de Trabajadores de Remises y Autos al Instante (SURyA) del ultramacrista Alejandro Claudio Poli también aceptaron una mejora anual del 15% para el convenio 694/14, que regirá entre abril próximo y marzo de 2019, en dos tramos del 10% y 5% en abril y agosto.

El primero de los acuerdos paritarios de los remiseros se firmó en 2014. En ese primer convenio, se acordó una jornada de trabajo de ocho horas diarias, con un máximo de 48 horas semanales, y un salario básico de $ 4.600. Para 2015-2016 firmaron 20%, pero luego compensaron hasta casi empatar la inflación que midieron los privados, con 41%.

El año pasado también acordaron 20%, pero en cuatro cuotas de 5%, desde abril de 2017 a marzo de 2018, lo que elevó el básico de $ 8.200 a $ 9.900. Además, Poli consiguió incluir un apartado donde instaba a las partes a “reunirse en cualquier momento del año si la inflación supera lo pactado”. Ese ítem ya no figura en el nuevo acuerdo. Al igual que los tintoreros, los remiseros todavía no recibieron la última cuota del convenio vigente y ya firmaron la paritaria que regirá hasta marzo de 2019.

Fuente: Ámbito.