Tras un acuerdo con IPRODHA, 14 familias en situación crítica serán relocalizadas

El trabajo político cuando es ejercido con honestidad y con el objetivo de aportar a una mejor calidad de vida de la población, suele ser reconocido por los ciudadanos y ciudadanas que ven en los militantes políticos, en los dirigentes y legisladores, a dignos representantes del pueblo que ellos (a veces) eligieron a través del espacio político al que votaron.

Es el caso del Partido Agrario y Social, que con militancia, empatía con las necesidades de los sectores vulnerables y con trabajo territorial, buscando llegar al “último de la fila”, aportó al derecho a la vivienda en un mes en dos oportunidades.

Una en el barrio Malvinas de Garupá donde frenó el desalojo de 48 familias y gestionó que puedan acceder al terreno que habitan mediante un acuerdo con el Ministerio de Derechos Humanos, la Subsecretaría de Tierras de la Provincia y los propietarios.

La otra situación más reciente ocurre en la chacra 239 de Posadas, donde un grupo de vecinos desde hace más de veinte años padecen inundaciones cada vez que llueve y se desborda el arroyo La Chancha, en el que ahora la Dirección Provincial de Vialidad está realizando obras de entubamiento, y mientras genera complicaciones a 14 familias que viven al borde del arroyo.

En todo este tiempo, los vecinos realizaron varios cortes de las avenidas 115 y Andresito, luego recibían promesas de la Municipalidad de Posadas para que despejaran las avenidas, volvían a sus viviendas y nunca les solucionaban el acceso a otras viviendas en algún lugar menos insalubre.

Los primeros días de abril volvieron a cortar la 115, y pidieron ayuda al diputado Martín Sereno, del Partido Agrario y Social, para interiorizarlo sobre el problema. El legislador junto a referentes del PAyS y el Movimiento Evita, Enzo, Lidia y Jovita, entre otros, se acercaron hasta el barrio, acompañaron el corte, posibilitaron un operativo sanitario, mientras gestionaban las posibilidades de viviendas a esas 14 familias en situación crítica.

La solución llegó el viernes cuando a través de un acuerdo, el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha), se compromete a relocalizarlos en viviendas del barrio Sol de Misiones, con servicios de agua potable y energía eléctrica, que deberán pagar mensualmente en cuotas accesibles.

Fuente: Prensa PAyS.