Seúl y Washington endurecen su respuesta al último misil de Pyongyang

Estados Unidos y Corea del Sur Seúl y Washington realizaron pruebas de misiles y acordaron mejorar la capacidad del arsenal surcoreano en lo que pretende ser una respuesta más contundente de lo habitual ante el nuevo lanzamiento de un proyectil intercontinental (ICBM) por parte de Pyongyang.

Las maniobras conjuntas se realizaron en la costa oriental surcoreana con misiles Hyunmoo-2 y los proyectiles tácticos tierra-tierra ATACMS -ambos con un alcance estimado de unos 300 kilómetros- pocas horas después de que Corea del Norte disparara su ICBM.

El ejército norcoreano lanzó su proyectil a las 23.11 hora local norcoreana del viernes (11.41 del viernes de Argentina) desde las cercanías de la aldea de Mupyong, en la provincia de Chagang (fronteriza con China), informó la agencia EFE.

Además de la rapidez con la que los aliados desplegaron sus misiles, el comunicado del Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano que informó de estas pruebas elevó más de lo acostumbrado el tono de advertencia.

El texto asegura que el ensayo tuvo como meta mejorar la capacidad de los aliados para “golpear con precisión al liderazgo enemigo”, un enunciado que busca enfurecer al régimen norcoreano, que, ante el exacerbado culto que predica entorno a la figura de Kim Jong-un, considera esas amenazas directas como una gran ofensa.

Para añadir más vigor a su réplica, Corea del Sur mostró además hoy por primera vez un nuevo prototipo de misil balístico en un vídeo publicado por el Ministerio de Defensa, al tiempo que los asesores de seguridad estadounidense y surcoreano acordaron mejorar la capacidad destructiva del arsenal de Seúl.

Fuente: Télam.