Santiago Ros sobre fondos de Nación: “La tijera viene desde hace dos años”

El titular del IPRODHA declaró esta mañana que las partidas que está recibiendo Misiones de parte del Estado central para obra pública “es la recuperación de inversiones realizadas con nuestros propios recursos, pero mucho tiempo después de lo que correspondía” y que por eso están “absolutamente licuados”.

En declaraciones a Radio República (99.9), el funcionario criticó la burocracia el Estado porque “a veces va en contra de nuestra planificación. Ahora, por ejemplo, tenemos más de 150 millones de pesos de recursos específicos a plazo fijo esperando que nos autoricen a ejecutar obras y eso hoy es un despropósito con la inflación y con la necesidad (de trabajo) que hay”.

Agregó luego que “en nuestro país hace tiempo la expresión trabajo no se está utilizando. Los economistas hablan de otras variables, y hoy la necesidad de trabajo es enorme, porque se han perdido miles de puestos”, graficando esa expresión con datos de la provincia: “En 2007 la obra pública en Misiones generaba 30 mil puestos directos, pero hoy no será más de 5 o 5.500 puestos. Por eso -consideró- tenemos que pensar en generar puestos de trabajo y las obras estructurales no generan tanto como se necesita”.

“El 50 % de una inversión en construcción de viviendas en ladrillo es mano de obra, y en una obra vial ese componente no representa más el 5%, y es por eso que hablamos de cambiar las proporciones”.

Finalmente, y tras afirmar que “el primer endeudamiento (de Misiones) en 14 años está dirigido a la construcción de viviendas sociales, de hecho, los primeros lotes con servicios que estamos haciendo son con recursos de un préstamo”, Ros adelantó que “en los próximos 30 a 60 días se va a iniciar la construcción de unas 700 a 800 viviendas con madera para los sectores sociales con menos recursos”.