Rodolfo Sauer: “La situación está difícil, pero un pedido de quiebra no es inminente”

El propietario de la tradicional empresa de Transporte Sauer SRL sostuvo que lo publicado por un medio periodístico -acerca del próximo cierre de la firma-, tiene información errónea. “Es cierto que la situación de la empresa es comprometida por un endeudamiento fiscal que hoy la hace inviable, pero se arrastra desde hace 10 años más o menos, y estamos en conversaciones para tratar de salvar la empresa”.

En declaraciones a radio República (99.9), el empresario explicó que la situación es de vieja data, debido a “pérdida de rentabilidad de la actividad”, y que en este momento “hay conversaciones con los delgados gremiales tratando de encontrar una solución”.

“Estamos sujetos a un convenio colectivo de trabajo con altos valores (salarios), debe ser el más remunerado, y las exigencias sindicales son de cumplimiento a rajatabla, y eso dificulta las operaciones”, añadió, para agregar como detonante de la situación complicada “la pérdida de rentabilidad, cierta ineficiencia y la presión fiscal. Todos estos son problemas a lo largo del tiempo, pero de ninguna manera es de tanta inminencia el cierre, y las conversaciones gremiales no fueron en los términos citados por el medio”.

Más adelante, Rodolfo Sauer contó que “queremos ver si en forma conjunta podemos lograr una rebaja en el costo laboral, porque el mercado no permite recomposición de costos, y actualmente tenemos 142 empleados, planta que se fue reduciendo desde hace un tiempo, como así también se achicando la flota de camiones, que hoy será de alrededor de 100 unidades”.

Volvió a recalcar que “si bien esperamos importantes cambios en varias acciones para poder garantizar la continuidad, no es cierto lo de la instrucción a los abogados por una quiebra”.

Entre esas acciones, Sauer sostuvo que “se necesita un plan de pago flexible para la deuda fiscal y recomponer el tema tarifario, pero como estamos vinculados a grandes empresas, los precios los imponen ellos, y eso nos pasa a todos en el rubro”.

Al finalizar, y recordando que “la empresa nació en 1974 y nunca hubo momento como este, es más, en el 2001 estábamos mejor posicionados, no tuvimos este sobresalto, pero desde el año 2008 hubo una caída notable en la rentabilidad”, Sauer puntualizó el problema en dos costos determinantes para la actividad: “los insumos, como el combustible, que todos sabemos lo que ocurre, y la mano de obra. Los dos (costos) se han disparado en los últimos tiempos y no podemos trasladarlos a nuestros precios de servicio”.

“Es difícil el momento de la empresa pero hay acciones para salvarla, y tenemos voluntad, disposición y sacrificio para ello, pero si se torna totalmente inviable no quedará otra posibilidad que este procedimiento (de quiebra)”, concluyó.