Rescatada la undécima persona atrapada en una cueva de Tailandia

Los rescatistas han logrado sacar este martes a la undécima persona atrapada en una cueva del norte de Tailandia, informa la policía tailandesa, horas después de que los buzos retomasen la tercera misión destinada a rescatar a los últimos cuatro niños y el adulto que quedaban atrapados, a unos cuatro kilómetros de profundidad, tras evacuar a ocho menores en anteriores operativos. Una tercera jornada de salvamento que tendrá lugar entre intensas lluvias.

Los rescatados hoy han salido de forma escalonada, con una media hora de diferencia entre uno y otro, y han sido trasladados en ambulancia al hospital al igual que el resto de sus compañeros. El primer ministro del país, Prayut Chan-o-chau, ha aclarado en Twitter sobre el rescate que se ha suministrado ansiolíticos a los niños durante su salida de la gruta para evitar ataques de pánico, pero ha negado que se tratase de anestésicos, como se ha rumoreado en redes sociales.

Tras el éxito de la primera y segunda misión, en las que fueron rescatados en total ocho niños, el contingente internacional formado por 18 miembros se adentró esta mañana en la cavidad con el objetivo de regresar con las cinco personas, además de un doctor y tres marines que han estado acompañándolas, indicó un portavoz oficial de las operaciones.

El grupo se encuentra atrapado en una gruta a más de cuatro kilómetros de la entrada de la caverna y para acceder hasta donde se encuentran hay que atravesar laberínticos pasadizos parcialmente inundados y fuertes desniveles en condiciones de visibilidad nula.

Las operaciones tomarán más tiempo que en días anteriores debido al mayor número de personas, declaró en rueda de prensa Narongsak Ossottanakorn, portavoz de los efectivos de rescate.

Las labores de salvamento se retoman tras una pausa de 10 horas destinada a reponer el material utilizado en la evacuación y evaluar las condiciones en la caverna. La misión final tendrá lugar entre una jornada de fuertes lluvias que supondrán un “mayor reto” a pesar de que los niveles de aguas que inundan parte de la cueva permanecen similares a anteriores jornadas.

Fuente: Elmundo.es