“Panazo” en Buenos Aires: centenares de personas recibieron su bolsa de pan

La actividad fue como protesta contra la suba de tarifas, y se realizó frente al Congreso de la Nación. Hubo extensas filas desde las primeras horas. Es una modalidad similar al “verdurazo” o el “frutazo”.

El reparto de las cinco toneladas de pan comenzó a las 10:30 pero la gente se acercó a la Plaza desde la madrugada y a partir de las 7:00 ya se podía apreciar una larga fila.

Elvira, una jubilada de Villa Madero, que vive sola y alquila, fue a buscar pan y allí se quejó porque no le alcanza “para vivir” y agregó: “no puedo comer cualquier cosa, tengo lo mínimo y encima nos sacaron los medicamentos”.

La carpa donde se entregaba el pan estaba ubicada frente al Congreso y la fila llegaba a la esquina y doblaba por la avenida Rivadavia.

“Las ventas en las panaderías cayeron un 70% debido a la baja del poder adquisitivo de los consumidores”, se quejó Rodolfo Silva, presidente del Centro de Industriales Panaderos del Oeste (Cipod), una de las entidades organizadora de la protesta.

Explicó que “hay panaderías que tardan seis días para pagar la luz y a eso hay que sumarle el gas, el agua” y afirmó que “es un abuso indiscriminado”.

En un comunicado, la entidad puntualizó: “No soportamos más los aumentos en la luz (1.490%), el gas (1.297%) y el agua (996%), las bajas ventas y los aumentos indiscriminados en las materias primas de primer uso en las panaderías, por eso, pedimos el apoyo de toda la sociedad”,

En relación al aumento indiscriminado en las materias primas, Walter Amaya, también de Cipod, puntualizó: “El primero de abril pasamos de una harina de $420 a una de $560 y a partir de la semana próxima la quieren llevar a $650, y establecer un número de $800 para la bolsa de 50 kilos”.

Según el último informe sobre el indicador de formación de precios publicado por la Fundación FADA a fines de 2017, en el precio final que paga el consumidor por el pan, el trigo representa el 8,3%, la molinería el 3,3%, los impuestos el 24,9% y la panadería el 63,6%.

Respecto del impacto de la suba de la harina, Emilio Majori, vicepresidente de la Federación Industrial Panaderil bonaerense dijo: “Está aumentando todos los días”.

El dirigente culpó de esta situación a los incrementos en las tarifas de los servicios públicos y, también, a los precios de los molinos harineros: “Hay poca entrega porque los molinos están esperando que aumente el precio”.

Por el contrario, Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM) sostuvo: “Los molinos no especulamos, no tenemos fondos para retener el trigo, no formamos el precio ni del trigo, ni del pan. El precio del pan lo forma el panadero”.

Fuente: diario Ámbito Financiero