Nueva Zelanda y Perú empataron sin goles

Nueva Zelanda y Perú empataron 0-0 en Wellington, con lo que la serie que definirá cuál de los dos va al Mundial de Rusia de 2018 de fútbol se definirá en el partido de vuelta del miércoles en Lima.

Los dos equipos protagonizaron un partido intenso pero de fútbol pobre, en el que escasearon las acciones reales de gol y en el que primaron las ganas y la desesperación por sobre la calma y la claridad.

Desde los primeros minutos fue evidente la superioridad técnica de los peruanos, sin que eso se transformara en situaciones de gol, excepto por la que salvó sobre la raya el arquero Stefan Marinovic a los seis minutos tras un remate débil de Jefferson Farfán.

André Carrillo y Christian Cueva no tenían problemas para driblar en el medio, pero erraban en la decisión final, mientras Farfán, sustituto del suspendido por supuesto dopaje Paolo Guerrero, soportaba en el área la marca de tres hombres liderados por el experimentado Winston Reid.Mediado el primer tiempo el cuadro local trató de sacudirse el dominio, gracias sobre todo al buen hacer de Marco Rojas, de origen chileno, pero sus ataques fueron inocuos y se notó demasiado la ausencia por problemas físicos del goleador Chris Wood.

Tras algunos minutos de igualdad, Perú volvió a adueñarse de la niciativa, pero lejos de un Marinovic que era casi tan espectador como su homólogo peruano Pedro Gallese. En medio de ese trámite tedioso, el árbitro estadounidense Mark Geiger marcó el final de los primeros 45 minutos en el estadio Westpac de Wellington.

El segundo tiempo siguió con la misma tónica. Hubo que esperar hasta los 62 minutos para que hubiera emoción, cuando Marinovic sacó un cabezazo de Aldo Corzo a la salida de un tiro de esquina. En ese momento Nueva Zelanda pasaba problemas por dificultades físicas de sus zagueros Reid y Tommy Smith. Este último incluso tuvo que salir a los 67 minutos para dejarle el lugar a Andrew Durante.

En el ecuador del segundo acto, el seleccionador de Nueva Zelanda, el británico Anthony Hudson, recurrió a Wood para probar con el juego aéreo. El rostro de malestar del argentino Ricardo Gareca, técnico de Perú, resumía en ese momento el partido. A los 85 minutos, un remate de Ryan Thomas pasó cerca al palo derecho y paralizó los corazones de los peruanos.

Finalmente, Perú dejó pasar los minutos con la creencia de que en Lima tendrá todo a su favor para ir a un Mundial después de 36 años. La esperanza que dejaron los primeros minutos se convirtió entonces en una pragmática resistencia para sostener el empate que al final dejó satisfecho al cuadro sudamericano.

Fuente: Marca.