Nacional B: Crucero perdió y se complica

El colectivero cayó por la mínima diferencia ante Santamarina de Tandil, y si pierde en la próxima fecha podría entrar en zona de descenso. Michel (26’st.) marcó el gol del conjunto tandilense. El Pey Brítez erró un penal.

Lippi paró su irrenunciable 4-4-2, pero con un Bruno recostado por la izquierda, teniendo la posibilidad de actuar como volante creativo, y hasta se posicionó como un tercer delantero. En ese intento de ser ofensivo, el colectivero fue muy suave a la hora de elaborar jugadas de gol. Salvo algunas apariciones individuales de Bruno o Fernández, el colectivero no fue contundente en la ofensiva.

Santamarina, que llegó con un equipo con nueve juveniles entre los concentrados, se paró con un 4-4-2 muy esquemático. Los laterales no se proyectaron mucho, y los volantes centrales no arriesgaron demasiado en dejar sus zonas. Pero la sola presencia de Michel en la delantera, era motivo de especial atención en la defensa rival. El aurinegro tandilense optó por ser vertical, y abusar de los pases largos, que exigía a Barrionuevo.

En los primeros seis minutos, en lo que prometía ser un buen arranque para el local, dos remates cruzados que no llegaron los delanteros, y una encarada de Bruno que no prosperó en el área, fueron las aproximaciones al arco de Papaleo.

Luego de no más de diez minutos prometedores, el partido cayó en un pozo, en el que ninguno de los dos encontró las armas para lastimar al rival.

A la falta de fútbol de Crucero, y a la nula intención de despeinarse de Santamarina, hubo que sumarle a la noche la desaparición de Bruno en el ataque y la desorientación de Ostrowski en la cancha.

En el resto de le primera parte, solo un cabezazo de Michel desde el punto penal que terminó en las manos de Arce, y una arremetida de Vera Piris en un centro rastrero que definió defectuosamente, fueron llegadas a los arcos.

La etapa complementaria no perdió su impronta “aburrirista”, en donde Santamarina se mostraba contento con el punto que le otorgaba la paridad, y Crucero demostraba que no tenía ideas para llegar con claridad al arco de Papaleo.

Lippi mandó a la cancha al pibe Silvero, que demostró rebeldía y mucho entusiasmo para jugar, tocar y romper con velocidad lo que sus compañeros nunca supieron hacer.

Aunque las primeras situaciones claras de gol fueron para el visitante. Antes del cuarto de hora, Barrionuevo habilitó a García Basso, este se proyectó por la banda zurda, y devolvió el esférico a Barrionuevo, quien se acomodó en el área y sacó un remate a colocar, que pasó cerca del ángulo superior izquierdo de Arce. 

En la segunda, antes de los veinte minutos, Barrio nuevo ensayó un centro que se cerró hacia el arco de Arce, que resignado vio como cayó apenas arriba del travesaño. Y en la tercera, un centro desde la izquierda terminó en los pies de Michel, quien no le pudo dar una mejor dirección al balón y lo terminó mandando por poco afuera.

Crucero era solo intenciones sin ideas. Silvero tenía las ganas, pero estaba a un nivel distinto al resto del equipo. Además, el colectivero dejaba espacios en el fondo, y el tandilense lo aprovechaba.

A los 26 minutos, Barrionuevo capturó un despeje corto, se mandó hasta el fondo por la izquierda, y puso un centro bajo al primer palo, donde Martín Michel le ganó en el anticipo a García y luego a Arce, lo alejó al portero del arco, y mandó el esférico, desde casi pegado a la línea de fondo, hacia el fondo de la red. Un golazo del experimentado delantero.

La ventaja lo cerró en su cancha a Santamarina, dejando solo a Michel para la contra. El aurinegro fue inteligente y supo como defenderse. Puso ampliar la ventaja, pero en los manos a manos ante Arce, el guardametas colectivero la mantenía con vida al local.

Crucero fue a la carga barraca en busca del empate. Un remate desde la entrada al área de Brítez, y otro tiro apenas desviado de Dujaut, fueron las situaciones más cercanas al gol.

A los 41 minutos, el referí sancionó penal por una falta sobre Dujaut en el área defendida por Joaquín Papaleo. Y en la ejecución de la pena máxima, el mismo Papaleo se arrojó sobre su derecha para taparle el remate al Pey Brítez.

El penal errado, o tapado, fue lo que completó la noche negra de Crucero, en donde nunca tuvo claros futbolísticos.

De pronto, lo que parecía un final de torneo tranquilo con el empate obtenido en Mendoza, se convirtió en cuatro fechas restantes en las que el equipo misionero deberá, principalmente Lippi, hacer algo para tratar de zafarle al descenso.

Si Juventud Unida gana el lunes, el coelctivero quedará a décimas de la zona roja. Y si en la próxima fecha Crucero pierde, caerá entre los lugares de “rebaixamento”, jugando la próxima temporada en el Federal “A”.


Con la derrota, Crucero continúa en la última posición con 36 unidades. Pero en cuanto a los promedios, el colectivero quedó a una nueva derrota, y resultado positivos para los de abajo, de la zona del descenso.

Por la próxima fecha, el colectivero visitará a Frandria, en Jáuregui, el miércoles a las 15 horas.

– Síntesis –

Crucero del Norte 0: Ignacio Arce; Alejandro Pérez, Rodrigo Lerchner, Federico García, Guillermo Sotelo; Lucas Vera Piris, Christian Brítos (75′ Pedro Brítez), Lucas Caballero, Enzo Bruno (67′ José Dujaut); Pablo Ostrowski (ST’ Thomás Silvero), y Leandro Fernández. DT: Sergio Lippi. Suplentes: Emilio Rébora; Stephan Ruggeri, José Vera, y David Váttimos.

Santamarina 1: Joaquín Papaleo; Alfredo González Bordón, Lucas Acevedo, Fernando Piñero, Fernando Biela; Matías Kabalín (63′ Nicolás Valerio), Nicolás Castro, Leonardo Fredes (87′ Francisco González Metilli), Agustín García Basso; Ezequiel Barrionuevo (82′ Mariano Buzzini), y Martín Michel. DT: Héctor Arzubielde. Suplentes: Tomás Casas; Agustín Politano, González Metilli, Marcos Alzueta, y Franco Rebollo.

Gol: 71′ Michel (Santamarina).

Árbitro: Alejandro Castro.
Estadio: “Comandante Andrés Guacurarí”, Santa Inés;
Garupá.