Más de familias exigen salubridad del agua que consumen

Los integrantes de la nueva comisión barrial de la chacra 136, de Posadas, están preocupados por la condición dudosa en la que se encontraría el agua que consumen, ya que algunas personas se enfermaron y a simple vista el líquido se ve sucio.

Creen que una de las razones podría ser porque el tanque no se limpia hace unos 15 años, y además carece de tapa.

El diputado del Partido Agrario y Social, Martín Sereno, visitó el barrio y se reunió con la comisión vecinal, cuyos integrantes le plantearon las necesidades que los inquietan, no solamente la del agua.

“Estuvimos en una reunión con un grupo de familias, y hay muchos problemas desde el estado de las calles, la falta de limpieza y de energía eléctrica; pero el que más les preocupa, el más urgente y están desesperados, es la problemática del agua.

Los vecinos me contaron que están sufriendo patologías estomacales por toma agua que suponen que no está en buenas condiciones de salubridad; porque la última limpieza del tanque fue hace 15 años, y en su momento se detectó que el tanque no tenía tapa y que había alimañas muertas adentro, y la situación fue empeorando. Es increíble que uno de los primeros barrios de la capital misionera todavía no tenga solucionado este problema. Son más de cien familias las que exigen una respuesta inmediata”, explicó Sereno.

Una de las vecinas, Lucía Isabel Argüello, vive en la esquina donde está ubicado el tanque. “Hace 30 años que estoy acá, desde que entregaron las viviendas, y que yo recuerde hace 15 años que limpiaron el tanque por última vez, que tiene muchos problemas, y le falta mantenimiento. Al principio había una cobertura de tejido alrededor; pero los chicos lo sacaron, y además juegan en ese sector que es un peligro porque hay cables cuando suben por la escalera. Mensualmente yo pago de agua 1300 pesos, y somos solos con mi marido, es mucha plata. En este barrio somos más de cien familias. Tenemos derecho a vivir con la tranquilidad de que el agua que consumimos sea realmente potable. Pedimos que arreglen y limpien el tanque y que pongan la tapa. Sentimos que nos dejan de lado porque somos familias humildes”, lamentó la mujer.

Fuente: Prensa PAyS.