Marcos Peña insiste en que el ajustazo y la reforma laboral son para reducir la pobreza

El jefe de Gabinete de Cambiemos salió a justificar la nueva flexibilización laboral que impulsa el Gobierno y el aumento de tarifas.

El espadachín mediático favorito de Mauricio Macri, Marcos Peña, se hizo presente en los estudios de TN para dar la palabra oficial ante el repudio cada día más importante que genera la anunciada profundización del ajuste que lleva adelante el gobierno nacional.

“No hay razones para temer”, dijo de la misma manera que en la campaña electoral desmentían la denominada “campaña del miedo”. Además, prometió que la profundización del ajuste iniciado en diciembre de 2015 es para “reducir la pobreza”.

En ese sentido, aseguró que “la semana que viene habrá reuniones con los sectores en disidencia para empezar el proceso de diálogo”. Entre esos sectores se encontrarán principalmente representantes sindicales y gobernadores provinciales que ven en serio peligro el futuro de las economías regionales.

Asimismo, resaltó que el paquete de medidas anunciado por Macri “no es una imposición sino que buscamos puntos en común”, aunque lanzó que “hay un consenso bastante importante con los gobernadores”.

También intentó defender las medidas de destrucción de los derechos laborales, tales como reducciones en las indemnizaciones y limitaciones al derecho de huelga, entre otros.

Peña no dejó pasar tampoco las críticas a los cambios en el cálculo para los aumentos jubilatorios, que causará una reducción de aproximadamente el 50 por ciento en los futuros incrementos de los pasivos.

“Nuestro compromiso es que les va a aumentar el poder adquisitivo”, dijo insólitamente y acotó: “El sistema provisional tiene muchas condiciones de desigualidad e injusticias. Durante los próximos tres años, mientras discutimos la cuestión estructural del sistema previsional, la fórmula trimestral garantiza un aumento en el poder adquisitivo de las jubilaciones. Siempre va a salir ganando el jubilado”.

Fuente: InfoNews