Las ventas online imponen las tendencias de la moda mundial

E-commerce. Shopping cart with cardboard boxes on laptop. 3d

Será otro año desafiante para la industria de la moda y, especialmente, para los que estén dispuestos apostar a sus nuevas características.

Las ventas globales online serán uno de los factores determinantes de las tendencias de la moda en el mundo durante 2018, según un informe que prepararon la consultora McKinsey y el sitio web especializado Business of Fashion (BOF).

Ése y otros nuevos hábitos de consumo serán tan decisivos para la moda en 2018 como el avance de los mercados emergentes y los profundos cambios e innovaciones productivas que está experimentando el propio sector.
Será otro año desafiante para la industria de la moda y, especialmente, para los que estén dispuestos apostar a sus nuevas características.

El primer factor que determinará estas tendencias es la macroeconomía global, en la que los mercados occidentales han perdido su fortaleza histórica.

Según McKinsey Fashion, para 2018 más de la mitad de las ventas de ropa y calzado se harán fuera de Europa y América del Norte.

Las ciudades de países emergentes, que experimentan un rápido crecimiento, son importantes para la industria ante las perspectivas de estancamiento de las ventas y la rentabilidad en los mercados tradicionales.

A su vez, el uso de tecnología como la robótica, Internet móvil, realidad virtual e inteligencia artificial se están potenciando de tal manera que afectará a industrias enteras, incluida la de la moda.

El segundo aspecto a tener en cuenta está relacionado con el consumidor y sus cambios de hábito a la hora de exigir y de comprar.

En ese sentido, el hecho de que un consumidor convencional haya profundizado el uso de las plataformas digitales hace prever que las ventas online crecerán aún más.

Fuente: San Juan 8.