La Unión Europea no vetará la tecnología 5G de Huawei

La Comisión Europea publicó una serie de recomendaciones estrictas para el desarrollo de la red móvil 5G en la Unión Europea (UE) para prevenir cualquier riesgo de seguridad y de espionaje, pero sin excluir al chino Huawei.

Estas recomendaciones, elaboradas por los países del bloque y el ejecutivo comunitario, estipulan la aplicación de “restricciones pertinentes para los proveedores considerados de alto riesgo”, sin nombrar explícitamente a ninguna empresa.

La publicación de esta guía de medidas no vinculantes para los diferentes gobiernos nacionales llega un día después del visto bueno parcial del gobierno británico a la participación de Huawei en su red 5G.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, dio a Huawei un papel, aunque limitado, en la construcción de sus redes 5G, pese a los intentos de Estados Unidos de excluir al gigante chino de las telecomunicaciones de la próxima generación de redes de alta velocidad.

En la víspera del Brexit, Reino Unido desafió a su aliado más cercano y dictaminó que los proveedores de alto riesgo podrán participar en las partes no sensibles de la red 5G, agregaron las autoridades.

La participación se limitará al 35% y serán excluidas del núcleo sensible, donde se procesan los datos, y tendrán prohibido estar en lugares críticos como sitios nucleares y bases militares.

Estados Unidos quería que el primer ministro Boris Johnson vetara totalmente a Huawei, argumentando que Pekín podría usar la tecnología de la compañía para robar secretos occidentales. La empresa ha negado cualquier implicación en prácticas de espionaje.

Johnson y Trump hablaron por teléfono poco después de que se hizo pública la decisión británica.

“El primer ministro subrayó la importancia de que países con ideas afines trabajen juntos para diversificar el mercado y romper el dominio de un pequeño número de empresas”, dijo el gobierno británico en un comunicado.

Huawei, el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones, dice que Estados Unidos tiene interés en que se le bloquee el acceso a la red británica de 5G porque ninguna empresa estadounidense puede ofrecer la misma gama de tecnología a un precio competitivo.

El 5G es una de las mayores innovaciones desde el nacimiento de internet hace una generación, ofreciendo a los consumidores y a las empresas velocidades de datos mucho más rápidas.

Washington y Pekín se han enfrentado en una contienda que algunos comparan a la carrera armamentista de la Guerra Fría.

A Estados Unidos le preocupa que el dominio del 5G dé a China acceso privilegiado a las redes de comunicaciones mundiales, dándole una ventaja incuestionable en materia de tecnología y seguridad.

Los equipos de Huawei ya son utilizados por las mayores empresas de telecomunicaciones británicas como BT y Vodafone, pero la tecnología china se ha desplegado en gran medida en la periferia o “borde” de la red, quedando excluida del “núcleo” donde se procesan los datos.

Fuente: Ámbito.