La UIA confirma crisis industrial para todo el 2018

La industria sufrió un fuerte retroceso en mayo según las estadísticas que reveló la UIA y que difundirá en las próximas horas. El nivel de actividad fabril cayó por debajo del -2% en la comparación interanual, situación que se verá agravada ante un escenario de crisis generalizada que se observará desde junio en adelante, con sectores clave en pleno descenso, lo que provocará que la producción manufacturera termine el año con un promedio de cero crecimiento.

Los datos que obtuvo como adelanto BAE Negocios y que serán difundidos esta semana por la central fabril, marcarán en el quinto mes del año un marcado descenso de la producción, en línea con las advertencias que los empresarios del sector habían planteado meses atrás desoído por el Gobierno. Sucede que la baja base de comparación y la compensación de algunos pocos sectores que producían en alza, ponía en una aparente contradicción la sensación de la actividad de la realidad sectorial.

El análisis del CEU -el centro de estudios más confiable de la industria nacional- mostrará en mayo una retracción de “al menos 2%” a la baja, pero contará a favor con el rendimiento aún positivo del acero y el sector automotriz. Las dos actividades, sin embargo, mostrarán en ese mes una disminución de su producción, que se combinará con el efecto negativo de la magra cosecha agraria.

Los que sostienen en algún grado el nivel son acero -que ya mostró una desaceleración que se comenzará a ver en junio-, y autos, que también empezará a caer. “La baja será pronunciada porque en junio afectó el conflicto de camioneros en Brasil”, destacó una fuente industrial.

En la UIA esperan correcciones para mejorar la macroeconomía y estabilizar la interminable turbulencia cambiaria, que si bien dejó al dólar sin sobresaltos abruptos, encuentra a la divisa norteamericana con variaciones que no definen su valor final. Pero hay otros temas que tienen a los empresarios preocupados: el nivel de las tasas de interés y el efecto en la cadena de pagos.

Los industriales admitieron que en la actualidad está en “modo subsistencia” para algunos sectores. Mientras que los que venían tirando para arriba comenzarán a decaer. “Cemento empezó a caer en los primeros meses y va a seguir así, incluso más marcado, con una base de comparación más alta para adelante”, destacaron desde el CEU.

Con este escenario, en la UIA debieron realizar un reajuste en sus pronósticos iniciales para el 2018, que al igual que otros sectores, había trazado un panorama de optimismo con un crecimiento del 2%. La última corrección llegó al 0,5% aunque los especialistas admitieron que estará lejos de cumplirse, lo que confirmará una sola marcha: hacia atrás.

Fuente: diario BAE Negocios