Investigan si espiaban a Lorenzetti en la Corte Suprema

En el entorno del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, aún no salen de su asombro. Y es que una información periodística dada a conocer ayer los puso en alerta: la investigación que el fiscal federal Eduardo Taiano lleva a cabo para esclarecer las circunstancias de la muerte del fiscal especial de la causa AMIA Alberto Nisman puso al descubierto las relaciones entre un miembro de la custodia de Lorenzetti y los servicios de inteligencia.

Este viernes, la Subdirección General de Seguridad de la Corte Suprema de Justicia de la Nación apartó al agente de la policía federal Carlos Miño de sus funciones como custodio de Lorenzetti, y pidió a la Policía Federal que informe cuáles eran los antecedentes por los cuales fue asignado a esa función y cuáles fueron las tareas que se le encomendaron.

Además, pidió dilucidar “cualquier otra circunstancia que pudiera comprometer de cualquier forma la seguridad, reserva confidencialidad de las tareas en que su oportunidad se le encomendaron que se cumplen en este Tribunal”.

La disposición de la Corte responde a la información dada a conocer el viernes por el periodista Daniel Santoro en la edición impresa del matutino porteño Clarín, en un artículo en el que daba cuenta de las sospechas del fiscal Taiano sobre los vínculos de la custodia de Nisman con los servicios de inteligencia.

Entre los mencionados se encuentra Luis Ismael Miño, un agente de la policía federal a quien se le detectaron asiduos llamados a teléfonos de una flota registrada a nombre de Héctor Osvaldo Gonvalves Pereira, integrada en su mayoría por teléfonos de ex policías que para el fiscal se trata de una red de agentes “inorgánicos” de la ex SIDE. Lo que despertó la alarma en el entorno de Lorenzetti es que dentro de esa flota de teléfonos se encontraba uno perteneciente a Carlos Miño, hermano de Luis y custodio del titular de la Corte.

Los cruces de llamados llevados a cabo por Taiano también revelaron que entre los teléfonos de los hermanos Miño hubo intensos contactos el día de la muerte de Nisman. En la Corte creen que detrás de los Miño está un importante ex agente de inteligencia, a quien los hermanos le reportarían.

Entre el 20 y el 21 de noviembre, el juez Julián Ercolini indagará a Luis Miño, junto al resto de los custodios, en el marco de la causa por la muerte de Nisman. En paralelo, la Corte continuará con las investigaciones para determinar si efectivamente Carlos Miño fue designado como custodio de Lorenzetti para espiarlo.

Fuente: Infobae.