Hugo Passalacqua recorrió la Fábrica de Viviendas de Madera Industrializada

Fue esta tarde junto al presidente de APICOFOM, Guillermo Fachinello; al empresario Pedro López Vinader; al ministro de Industria de la provincia, Luis Lichowski; y al candidato a diputado nacional por el Frente Renovador, Diego Sartori.

En ese contexto, el gobernador de Misiones destacó la magnitud del emprendimiento y ponderó las virtudes de la madera como materia prima para la construcción de viviendas.

La obra

Bajo un tinglado de alrededor de 50 metros de largo se extienden los rieles, robots y toda la tecnología necesaria para transformar madera en paneles completos que unidos forman las casas, según el modelo previamente establecido o el prototipo solicitado, como es el caso del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA), uno de los primeros clientes de la fábrica que se montó a través de la Asociación de Productores Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones (APICOFOM) y de la cual participan varias empresas.

El presidente de la entidad que nuclea también a parte de la provincia vecina de Corrientes, Guillermo Fachinello, precisó que están en etapa de construcción del sector destinado a las oficinas administrativas y con los últimos ajustes técnicos en el sector donde se llevará adelante la totalidad del proceso de fabricación. La primera parte de la producción serán las 780 casas que el IPRODHA instalará en Itaembé Guazú, en el oeste posadeño y que estarían listas en los próximos meses.

Los técnicos que están a cargo de la operación fabril realizaron una demostración práctica de los primeros pasos en la construcción de viviendas y explicaron el proceso a los presentes. Destacaron los responsables que en el lugar se realizó una valiosa inversión desde el sector privado y por parte del Estado provincial, destacable aún más porque “no se detuvo a pesar de la compleja situación económica”.

Se estima que cuando esté en plena actividad, la fábrica alcance un nivel de producción que brinde trabajo a cerca de cien personas en forma directa y más de 2.500 en forma indirecta, con una capacidad de producción de unas 20 viviendas por día y en la cadena de valor de toda la foresto industria, que va desde el monte hasta el montaje de las viviendas, se generaría una mano de obra para cerca de seis mil viviendas al año.