Estado Islámico se atribuyó el atentado en Manchester: “Lo que se viene va a ser más fuerte”

El grupo terrorista asumió la autoría del atentado de Manchester al afirmar que un “soldado del califato” colocó “varios paquetes bomba” en varias concentraciones de “cruzados” en la ciudad británica.

En un comunicado, cuya autoría no pudo ser comprobada, y difundido a través de Telegram, el EI indicó que detonó los paquetes colocados en el Manchester Arena, donde murieron 22 personas, entre ellos varios niños, y otras 59 resultaron heridas.

El grupo yihadista afirmó que el ataque es una “venganza de la religión de Dios” y que tiene por objetivo “aterrorizar a los politeístas”, en referencia a los cristianos, y también lo justificó como una “respuesta a sus agresiones contra las casas de los musulmanes”.

La nota cifró en 30 los muertos y en 70 los heridos, y amenazó con que “lo que viene va a ser más fuerte, más intenso, contra los adoradores de la cruz y sus aliados”.

En tanto, un hombre de 23 años fue detenido en conexión con el atentado en la noche del lunes contra un concierto de Ariana Grande, informó la Policía de la ciudad del norte de Inglaterra.

Al término del recital, un hombre se hizo volar por los aires, mató a otras 22 personas e hirió a 59. Aunque según la Policía estaba solo en el lugar de los hechos, se está investigando si formaba parte de una red.

El arrestado, cuya identidad y nacionalidad no han sido facilitadas, fue retenido por los agentes en el sur de Manchester, según un breve comunicado de las fuerzas del orden.

Además, otro hombre también fue detenido en el centro comercial Arndale de Manchester, pero de momento no está relacionado con el ataque de anoche junto al estadio.

La Policía de Manchester aportó más detalles de la investigación, aunque la primera ministra británica, Theresa May, dijo que las fuerzas del orden creen conocer la identidad del terrorista suicida, pero advirtió de que aún no puede ser revelada.

May presidió en su residencia oficial de Downing Street, en Londres, una reunión del comité de emergencia Cobra, formado por los principales ministros y representantes de la Policía y los servicios secretos, para abordar los detalles del ataque.

Tras esa reunión, la jefa del Gobierno conservador viajó inmediatamente a Manchester, donde unas 59 personas permanecen hospitalizadas con heridas de diversa consideración.

“Sabemos que un único terrorista hizo detonar un artefacto explosivo improvisado cerca de una de las salidas del lugar, eligiendo deliberadamente el momento y el lugar para provocar una matanza máxima y herir y matar indiscriminadamente”, afirmó la primera ministra ante Downing Street.

La amenaza terrorista contra el Reino Unido permanece en “severa”, la segunda más grave, y que significa que es probable que se produzca un ataque en el país.

En medio de la conmoción, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, confirmó que la seguridad está siendo revisada e intensificada en la capital.

“Estoy en contacto constante con la policía metropolitana, que está revisando los arreglos de seguridad en Londres. Los londinenses verán más policías en nuestras calles”, dijo el alcalde.

“Londres está unida con la gran ciudad de Manchester después de este ataque bárbaro y enfermizo. Este fue un acto cobarde de terrorismo que se dirigió a un concierto con la asistencia de miles de niños y jóvenes”, expresó Khan.

El alcalde se solidarizó además con las víctimas y sus familias y con todos los afectados.

“Una vez más hemos visto el heroísmo de nuestros servicios de emergencia. Ellos tienen nuestro pleno apoyo y están en todos nuestros pensamientos hoy”, destacó en un comunicado.

“Manchester y el resto de Gran Bretaña nunca serán intimidados por el terrorismo. Aquellos que quieren destruir nuestro modo de vida y dividirnos nunca tendrán éxito”, apuntó.

Fuente: diario ámbito financiero.