Preocupa el presente y el futuro del sector de la construcción

El empresario Pablo Ratti afirmó que su rubro “pasa por un momento muy difícil” y que hoy ocupa solo la mitad de empleo que en el año 2015, el año pico de la actividad. “El momento es difícil, hay poca previsibilidad de cara al futuro con nuevas obras públicas, no hay nuevas convocatorias ni licitaciones, las últimas son del 2014 y son una necesidad, dado que somos 400 empresas que generan mucha mano de obra”.

Destacó en ese sentido que “la caída de la mano de obra se profundiza por falta de trabajo y como no hay más licitaciones y las obras en marcha se van terminado, no hay visión positiva para adelante”.

Luego, explicó que si bien hubo cierta expectativa ante el lanzamiento de los créditos hipotecarios “la devaluación desalentó porque el aumento del dólar generó una postergación de toma de créditos. Además, esos créditos se tomaron mayoritariamente para la compra de vivienda, no para construir, y encima en la obra privada hay mucha informalidad laboral, y todo eso complica”.

“Los PPP los miramos pasar”

Un segundo tramo de la charla estuvo referido a los lanzamientos de grandes obras de infraestructura, que si bien son positivos, tienen poco efecto sobre la economía que gira en torno a las Pymes.

“Si bien somos optimistas para el 2019, porque apostamos a la obra pública que es una buena herramienta para el progreso de cualquier país, la información de los medios dice que no habrá tanta obra pública, y frente a eso haremos lo posible para que se entienda que esto es una necesidad, porque hay mucha mano de obra disponible y eso afecta la economía de las provincias”.

Recalcó que el presupuesto para una obra vial es grande pero “con ese mismo presupuesto podemos atender mucha más construcción de viviendas con una mano de obra más intensiva y de mayor cantidad. En los proyectos de Participación Pública Privada (PPP) que el Gobierno licitó las Pymes no participamos, son obras para consorcios y no estamos en ese sector, la miramos pasar, porque son obras de infraestructura de millones de dólares que no podemos atender por falta de capacidad, sí de viviendas como siempre se hizo y es una necesidad para la provincia”.