En una semana, todas las emociones juntas

Se disputarán tres fechas en diez días, en las que 25 de los 30 equipos tendrán algo concreto por qué jugar: la definición del campeonato, los cuatro descensos y los ingresos a las copas Libertadores y Sudamericana.

Arrancan quince días trepidantes para el fútbol argentino. La definición del campeonato de Primera está al caer en todos los niveles. Tanto que de los 30 equipos, apenas cinco (Unión, San Martín de San Juan, Vélez, Atlético Tucumán y Belgrano) jugarán sólo para mejorar sus promedios. El resto resuelve cosas muy importantes en las tres fechas que faltan y que se disputarán en el breve lapso de una semana.

En función de los resultados que se vayan dando, Boca puede llegar a salir campeón el próximo domingo sentado delante de las pantallas de televisión. Si derrota el sábado a Aldosivi en Mar del Plata, Banfield empata o pierde el viernes en su cancha ante Rosario Central y River es superado por Racing el domingo en el Monumental, el equipo de los mellizos Barros Schelotto prenderá en su escudo el 35° título nacional de su gloriosa historia. Sólo esa combinación de resultados garantizará el festejo xeneize. En cualquier otra situación, habrá que seguir esperando pero no mucho. La penúltima fecha se disputará entresemana, entre el martes 20, el miércoles 21 y el jueves 22.

De más está decir que un triunfo pondrá a Boca a reparo de cualquier sorpresa inesperada. Se irá a 59 puntos y aún en el caso de que River y Banfield ganen, mantendrá sus actuales 4 puntos de ventaja. Si el miércoles 21 también venciera a Olimpo en Bahía Blanca, automáticamente saldrá campeón porque llegará a 62 puntos y River no puede alcanzar más de 61. Pero si el sábado empatara o perdiera, las dos últimas jornadas serán una invitación al infarto masivo.

Con el empate, Boca sumará 57, y si River y Banfield ganaran, llegarán a 55 y 54 unidades respectivamente. Si Boca perdiera ante Aldosivi y ganaran sus dos perseguidores, quedarán con 56, 55 y 54 puntos y habrá que esperar casi hasta el último giro de la pelota, el domingo 25 de junio, para conocer cuál de los tres equipos subirá al escalón más alto del podio.

Mirando en perspectiva las tres fechas que se vienen, Boca a priori tiene el fixture más aliviado. Es cierto que será visitante dos veces consecutivas ante conjuntos del interior. Pero esos rivales están ubicados por debajo del puesto 17° de la tabla: Aldosivi figura 27° con 25 puntos modestos y Olimpo ocupa el 17° lugar con 33 unidades en su haber. El cierre boquense será en la Bombonera ante Unión que, con 32 puntos, es el 19° en el orden del campeonato.

River, a su vez, será local ante Racing y Aldosivi y en la fecha final irá a Santa Fe para enfrentar a Colón. En tanto que Banfield enfrentará en su cancha a Central, visitará a San Lorenzo en el Bajo Flores y terminará en Peña y Arenales frente a Racing. Por cómo están dados los números, a priori, Boca tiene las mejores chances de salir campeón. Tanto que consiguiendo apenas 4 de los 9 puntos que restan obligará a River a ganar los tres partidos que faltan para superarlo por un punto (61 a 60).

¿Pueden Boca y River todavía igualar el primer puesto y forzar un desempate? Para que ello suceda, River necesita ganar cuatro puntos más de los que consiga Boca en estas tres jornadas finales, cuestión de reducir a cero la ventaja que le lleva. La igualdad puede darse en el rango de los 56 a 61 puntos. Si Boca sumara 6 puntos (o sea si ganara los dos próximos partidos) se tornará inalcanzable para River, ya que llegará a 62 puntos, uno más de los que River puede obtener con tres victorias consecutivas.

¿Puede haber triple empate como en el Apertura de 2008 entre Boca, San Lorenzo y Tigre? También puede haberlo si Banfield suma más puntos que Boca y River en esta recta final. Esa situación es posible con 56, 57 y 60 puntos. A más que eso, Banfield no llega.

Pero no sólo en estas tres fechas estará en juego el premio mayor. También se definirá la clasificación a las copas continentales de 2018. A la Libertadores, hoy están ingresando Boca (56 puntos), River (52), Banfield (51) y San Lorenzo (49) para la fase de grupos y Newell’s (48) a la primera fase eliminatoria.

En tanto que Estudiantes (47), Racing (46), Independiente (45), Lanús (45), Colón (45) y Rosario Central (42) se están metiendo en la Sudamericana, pero no descartan dar el salto y entrar a la Libertadores si afloja alguno de los de arriba. Talleres (40), Defensa y Justicia (40), Gimnasia (37) y Godoy Cruz (37) también sueñan con la Sudamericana. Los números todavía sostienen su ilusión.

Respecto del descenso, la próxima fecha puede definir la ida de tres equipos. Con una curiosidad: si el viernes, Temperley le gana a San Martín en San Juan y Huracán a Unión en Parque Patricios, Atlético Rafaela (1,010) y Quilmes (1,032) que juegan entre sí y Sarmiento (0,986) que visita a Vélez llegarán ya descendidos a sus partidos del sábado.

El equipo de Junín y la Crema rafaelina penden de un hilo y aún ganando perderán la categoría si antes se dan esos resultados. Con la derrota se van los dos, más allá de cualquier otro marcador. Quilmes, con el triunfo, aún mantiene sus esperanzas. Pero si empata o pierde, ganan Temperley y Huracán y Olimpo no cae con Independiente, el Cervecero descenderá por décima vez en su historia. Un record desagradable.

Con tres equipos casi condenados, Temperley (1,082) es el único de los cuatro de abajo de la tabla de los promedios que todavía cree que puede zafar. Debe sumar lo más que pueda y, en paralelo, prenderle una vela a que se caigan Huracán (1,095), Olimpo (1,097), Arsenal (1,119), Aldosivi (1,123) y Patronato (1,162). Ninguno de estos cinco tiene asegurada aún su permanencia en Primera.

Fuente: Página 12.