El rompehielos Irízar rescató a cinco científicos estadounidenses varados en la Antártida

Tras diez años parado como consecuencia de un incendio que afectó a su sistema de máquinas, el rompehielos Almirante Irízar volvió a cumplir una misión de salvataje en la Península Antártica al rescatar a cinco científicos estadounidenses que desarrollaban tareas de investigación y que no pudieron volver al continente por las condiciones del hielo marino que impidieron acercarse a un barco de su país.

“Hoy por la mañana, el Irízar, con sus helicópteros, logró retirar el campamento completo de cinco científicos con su carga”, informó Cancillería Argentina en un comunicado.

El Irízar fue al rescate de los científicos extranjeros “luego de recibido un pedido de asistencia del Programa Antártico estadounidense para retirar un campamento científico, en coordinación con el Ministerio de Defensa”, detalló Cancillería.

Los científicos no habían podido volver al continente por “la notable presencia de hielo frente a la Isla Joinville, en el Mar de Weddell, en el noreste de la Península Antártica”. En este punto no pudieron ser retirados por el buque Laurence M. Gould de los EEUU.

El Almirante Irízar, que estaba operando en la base Carlini, en el noroeste de la península antártica, “partió hacia el Este para efectuar la evacuación, en coordinación con el personal estadounidense a bordo del buque”, precisó la Cancillería.

La National Science Foundation de los EEUU había emitido un comunicado ayer en el que destacaba que “los programas antárticos de Estados Unidos y Argentina están cooperando para recuperar con seguridad un equipo de cinco investigadores estadounidenses y personal de apoyo, desde una zona de hielos en las islas Shetland del Sur”.

Cuatro científicos de Estados Unidos liderados por Alexander R. Simms, de la Universidad de California Santa Bárbara, y un empleado de la base de apoyo de la Fundación Nacional de Ciencias estaban en la isla de Joinville llevando a cabo investigaciones sobre el clima.

“El grupo iba a ser ser recogido y volver a EEUU a bordo del Gould, pero las condiciones del hielo marino impidieron que la nave se acerca a la isla. No estaban en peligro inmediato, teniendo más de una semana de suministros, un campamento seguro, y comunicaciones con el mundo exterior”, añadió el informe de los EEUU.

Fuente: ÁMBITO FINANCIERO