El plan nacional de emergencia contra la violencia machista, otra ley que merece debate

En el Congreso duerme un proyecto que contempla licencias laborales, subsidios, atención médica y hasta planes de vivienda para las víctimas. La izquierda lo volverá a presentar esta semana.

En el marco de un nuevo Paro Internacional de Mujeres, la izquierda volverá a presentar en el Congreso un proyecto de ley denominado Plan Nacional de Emergencia contra la Violencia hacia las Mujeres, que contempla medidas profundas de asistencia a las víctimas de violencia machista.

La legisladora porteña del Frente de Izquierda (FIT), Myriam Bregman, contó a Infonews que la iniciativa fue presentada por su partido en el 2015 en el Parlamento, pero durante estos años no lograron su tratamiento. “Lo volveremos a presentar esta semana. Sabemos que no vamos a terminar con la violencia machista con una ley, pero sí que hay medidas elementales que el Congreso podría tomar y no está tomando. Lo hemos planteado reiteradas veces y no hemos logrado debatir en profundidad ese tema”, explicó.

Junto al derecho al aborto legal, el fin de la violencia de género que genera 260 femicidios al año y provocó 2.679 asesinatos de mujeres en la última década es uno de los motivos más urgentes por el cual se coparán este jueves las calles argentinas. “Creemos que este 8 de marzo tiene que traer a la luz esa violencia machista que sufren las mujeres y las verdaderas medidas que tenemos que discutir para paliar esta situación”, aludió Bregman, también integrante de la agrupación feminista socialista Pan y Rosas.

El proyecto de ley

La iniciativa propone crear un Plan Nacional de Emergencia contra la Violencia hacia las mujeres, que incluye:

– Crea un régimen de subsidios a las víctimas desde los 16 años que podrán ser percibidos durante el tiempo en que las solicitantes se encuentren fuera de sus lugares de residencia, “y/o hasta tanto consigan insertarse o reinsertarse laboralmente”, cobrando el mismo salario de 10 mil pesos que hoy percibe cualquier trabajador o trabajadora “Nivel D” de la Administración Pública Nacional.

– “La creación inmediata de refugios transitorios y un plan de vivienda a corto plazo, basado en la creación de impuestos progresivos a las grandes fortunas y corporaciones inmobiliarias”. En la misma línea, reconoce a las víctimas el derecho a solicitar al Banco de la Nación Argentina “créditos a tasa cero” para adquirir “su vivienda única y familiar”.

–  Creación de un régimen de licencias laborales con goce de haberes para las víctimas que tienen empleo, “ya sea que se desempeñen en ámbitos estatales, públicos y/o privados, bajo el régimen de contratos, en calidad de planta permanente, autónoma o de cualquier otra forma de empleo registrado o no registrado”.

– Creación de un régimen “de licencias y pases educativos” orientado a las estudiantes de todos los niveles que sean víctimas de violencia machista, quienes tendrán derecho a acceder “a licencias en la cursada presencial” y a continuar sus estudios bajo la asistencia de maestras/os, docentes o profesores/as a domicilio.

– Acceso de manera gratuita e inmediata al asesoramiento y la intervención de equipos interdisciplinarios especializados en la prevención, atención y asistencia a las mujeres víctimas de violencia, compuestos por personal designado por las universidades públicas nacionales.

Fuente: InfoNews