El G7 fracasó en el consenso sobre el cambio climático

La cumbre de jefes de Estado de los siete países más industrializados del mundo cerró hoy en Taormina sin un acuerdo completo en la lucha contra el cambio climático, el eje en el que Estados Unidos planteó abiertamente sus diferencias con el resto de los miembros en el debut del mandatario estadounidense Donald Trump en el G7.

Con una declaración final en la que Alemania, Estados Unidos, Italia, Japón, Canadá, Francia y Reino Unido dejaron también abierta la posibilidad tanto de revertir como de aumentar las sanciones a Rusia por su política en Ucrania, los mandatarios mostraron la misma ambigüedad en la postura sobre migración que plantea tanto los “derechos humanos” de los migrantes, como la reafirmación del “derecho soberano” de los Estados a cerrar sus fronteras.

Así, una corta declaración final dejó en evidencia las divergencias al interno del bloque de países que concentran el 32.2% del PBI mundial, representados por Trump, el italiano Paolo Gentiloni, el japonés Shinzo Abe, la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron y el canadiense Justin Trudeau. La británica Theresa May, que en el primer día de la cumbre obtuvo un fuerte respaldo tras el atentado del lunes pasado en Manchester, no participó de las reuniones de hoy.

“El G7 hospedó una discusión verdadera, que en este caso fue más auténtica que otras veces. Fue una ocasión de encuentro e intercambio que sirve para meter en foco las posiciones incluso cuando son diversas, haciendo mas claras las diferencias”, aseguró Gentiloni al terminar la cumbre y antes de reconocer que, con matices, los mandatarios no pudieron alcanzar acuerdos totales en dos de los objetivos centrales que se habían planteado.

En referencia al comercio internacional, los siete jefes de Estado encontraron “un punto de convergencia que ciertamente no resuelve las discusiones, que proseguirán, pero que es un punto de equilibrio muy positivo”, según Gentiloni, tras reconocer que desde el país norteamericano se había hecho un énfasis en la protección.

“Reiteramos nuestro compromiso de mantener los mercados abiertos para luchar contra el proteccionismo, al tiempo que nos mantenemos firmes en contra de todas las prácticas comerciales desleales. Al mismo tiempo, reconocemos que el comercio no siempre ha funcionado en beneficio de todos. Nos comprometemos a adoptar políticas apropiadas para que todas las empresas y los ciudadanos puedan aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la economía mundial”, fue uno de los pasajes de la declaración sobre ese tema a la que tuvo acceso Télam.

Pero las divergencias en torno a la lucha contra el cambio climático fueron aún más profundas.

Fuente: Télam.