El consumo de helado se duplicó en los últimos 18 años

Es una de las grandes tradiciones argentinas, que se pueden explicar tanto desde el punto de vista de la masiva inmigración italiana a principios del siglo XX, así como en las raíces árabes, donde lo dulce es un aspecto muy importante de su gastronomía.

Indistintamente de la explicación, la verdad es que Argentina se alza como uno de los países de mayor consumo de helado de América Latina y ocupa un lugar muy importante a nivel mundial.

Según las estadísticas provistas por la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (AFADHYA), el consumo per cápita por año en Argentina alcanza los 6,9 kilos, un número muy impresionante si se piensa que hacia el año 2000 ese número sólo representaba 3 kilos por persona por año.

Los expertos señalan al incremento de la oferta como uno de los factores primordiales de semejante crecimiento. Muchas de las grandes cadenas solían tener apenas 10 locales a principios de milenio, mientras que ahora cuentan con cientos de locales distribuidos en todo el país. Pero sin mercado no habría expansión, ¿cómo puede ser que haya crecido tanto la oferta sin una demanda estable?

Una explicación lógica viene de la mano de AFADHYA, que revela que el 20% de los argentinos son “fanáticos del helado”, lo que significa que consumen al menos un kilo por mes y utilizan cada reunión social como una excusa para pedir helado extra y guardar. Al mismo tiempo, estas personas confiesan recorrer su ciudad en busca de nuevas heladerías y gustos que los sorprendan. También se organizan en grupos para realizar “juntadas heladeras”, en las que la consiga es reunirse en una plaza o centro comercial y disfrutar de distintos helados y música.

En otro campo aparece el delivery, una de las estrellas del crecimiento de la demanda, ya que facilitó y mucho el acceso de las personas al helado. Las cadenas e incluso las heladerías de barrio comenzaron a prestarle más atención a esta forma de consumo, que según las estadísticas representa el 25% de las ventas durante el invierno y el 22% en el verano. En la actualidad, es muy sencillo pedir de cadenas confiables como Freddo en cuestión de minutos y a través de los sitios de delivery de comida, para recibirlo en la comodidad de la casa sin miedo a que se derrita.

Por otra parte, la investigación que llevó adelante la firma TNS Argentina para AFADHYA revela que los argentinos muestran “alto involucramiento” en términos de consumo, ya que alrededor del “80% de la población toma helado artesanal habitualmente y un 27% lo hace durante todo el año”.

Ni siquiera el frío es una barrera para detener el consumo, ya que según manifestó Gabriel Fama, presidente de AFADHYA, el principal “contratiempo de la venta de helado no es la temporada invernal, sino la lluvia. Puede ser un día muy caluroso e ideal para las ventas, pero se larga un chaparrón y lamentablemente las compras de helado caen mucho”.

Fuente: InfoNews