El BCRA modificó el cómputo para integrar los encajes

A pesar de que vienen unos meses estacionalmente complicados, el ente monetario apura el control sobre la evolución de la cantidad de dinero.

El Banco Central volvió a mover el tablero ayer al decidir cambios en la metodología de la integración de los encajes bancarios (la porción de los depósitos que las entidades no pueden prestar y deben guardar en sus tesoros y otra porción enviarla al BCRA).

Según dispuso ayer el directorio del Central, se procede a “eliminar el cómputo trimestral de los encajes bancarios para el período diciembre-febrero, estableciendo que en dichos meses el cómputo se realice en forma mensual, tal como sucede el resto del año”.

De acuerdo al comunicado oficial “la medida apunta a conseguir un control más estricto de los niveles de liquidez del sistema financiero, acorde a la política monetaria restrictiva que viene llevando adelante el BCRA tendiente a intensificar el proceso de desinflación”. Cabe señalar que días atrás el Comité de Política Monetaria decidió elevar la tasa de referencia (del centro del corredor de pases a 7 días) en 150 puntos básicos al 27,75%, tras las elecciones y luego del mal dato de inflación de setiembre.

Al respecto el BCRA explicó ayer que “la modificación regulatoria implementada evitará movimientos abruptos en los niveles de liquidez durante los meses en cuestión, aportando un mayor equilibrio que contribuirá a los objetivos del programa monetario”.

Cabe recordar que el cómputo trimestral de la integración de los encajes para el período diciembre-febrero estaba vigente desde 2005, durante la gestión de Martín Redrado.

En el mercado consideraron un poco inoportuno el cambio dado que precisamente el anterior esquema permitía una mayor flexibilidad a los bancos para regular sus exigencias de liquidez. Desde el BCRA señalaron que el cambio obedece a tener un mayor control sobre los agregados monetarios (la base monetaria viene creciendo al 30% anual) y que los bancos que necesiten liquidez que recurran a los pases activos. Se entiende la movida en medio de un proceso de desinflación que no se encauza a los deseos del BCRA. A pesar de las especulaciones que sobrevuelan el mercado el BCRA se ocupó de “destacar que la decisión adoptada no modificará, en ningún caso, el nivel de los encajes actualmente en vigencia”.

Fuente: Ámbito Financiero