Despidos en Télam: para Lombardi “no existe ni persecución ideológica ni gremial”

Durante más de 4 horas y media, el titular del Sistema de Medios Públicos se presentó ante la Comisión de Legislación del Trabajo, donde fue fuertemente interpelado por la oposición. “En dos años y medio nadie puede afirmar haber sido discriminado por sus ideas”, insistió el funcionario ante diputados y delegados de la agencia. Responsabilizó a la gestión anterior.

El titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, defendió la decisión de despedir a 354 trabajadores de la agencia Télam y enfatizó que “no existe ni persecución ideológica ni gremial”, en una reunión de la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados donde esquivó la mayoría de las preguntas de la oposición, ante la desaprobación de delegados sindicales.

El funcionario se presentó este miércoles junto a Ricardo Carpena y Rodolfo Pousá, autoridades de la agencia, tras haber pegado el faltazo sin motivos la semana pasada. Imperturbable, Lombardi leyó un extenso texto donde señaló que “esta decisión fue una consecuencia directa de la irresponsabilidad con la que la agencia se manejó previamente”. La reunión con los diputados se prolongó por más de cuatro horas y media y concluyó a las 23.40.

“No existe ni persecución ideológica ni gremial (en los despidos). En eso hay una gran falacia. En dos años y medio, nadie puede afirmar haber sido discriminado por sus ideas. Vivimos en un clima de libertad increíble”, sostuvo el funcionario ante la primera pregunta, del kirchnerista Leopoldo Moreau, quien reclamó “que reincorporen a los trabajadores y abran una mesa de diálogo”.

Lombardi explicó que los despidos “no son un fenómeno descontextualizado ni un capricho” sino que se enmarcan en un contexto de “infoxicación”, “posverdad” y “fake news” donde “se requiere una agencia que trabaje con estricta profesionalidad”.

Para justificar los despidos, el titular del Sistema de Medios mencionó el “nivel de ausentismo”, los “francos no justificados” y la “bajísima productividad (de la agencia) comparada con cualquier agencia internacional”. Destacó el “pago total e inmediato de las indemnizaciones”, pero no respondió una pregunta de Facundo Moyano (Frente Renovador) sobre por qué los despidos fueron sin causa.

Tampoco contestó al massista por qué el Ministerio de Trabajo no dictó la conciliación obligatoria, y del mismo modo eludió una pregunta de un oficialista, Eduardo Amadeo (Pro) acerca de por qué no se recurrió a un procedimiento preventivo de crisis.

La reunión, desarrollada en medio de un gran despliegue de seguridad en los ingresos al Anexo C, no pasó mayores sobresaltos. Los momentos de mayor tensión fueron protagonizados por diputados del Frente para la Victoria-PJ que gritaron desde sus sillas. “¡La campaña para la elección es el año que viene!”, le reprochó Fernando Espinoza. “¡Que dé respuestas a los despedidos!”, se sumó Adrián Grana.

Moreau, titular de la Comisión de Libertad de Expresión, advirtió que se invirtió dinero en cursos de capacitación para empleados que luego fueron despedidos, incluso de las corresponsalías. “Les pagaron el pasaje y después los echaron”, cuestionó el kirchnerista. Moyano, a su vez, alertó que “muchos ni siquiera recibieron el telegrama de despido”.

“Usan el argumento facilista de echarle la culpa a los demás, pero el Gobierno es cómplice. Usan el argumento del gobierno anterior, ¡basta! ¡Están gobernando ustedes!”, se quejó el massista. Por su parte, Nicolás del Caño (PTS-Frente de Izquierda) sentenció que se trata de “los primeros despedidos del FMI”.

Amadeo aprovechó su intervención para mostrar una cajita que distribuía la agencia y que contenía caricaturas y fotografías de Néstor y Cristina Kirchner en distintos “hitos” de su gestión, como el combate a los fondos buitre o la baja del cuadro de Jorge Rafael Videla. “Esto es una valoración objetiva: Télam era una agencia de propaganda”, dijo el macrista, y Lombardi coincidió.

Quien abrió la reunión fue Pousá, quien leyó un informe sobre el contexto que llevó, según él, a los despidos masivos. “Parte del servicio de Télam no se ajustaba a criterios periodísticos profesionales”, afirmó, y agregó que se encontraron con “una situación severamente comprometida” por “una estructura sobredimensionada que hipotecó el futuro de la agencia”.

Precisó que en 2003 había 479 empleados que pasaron a ser 926 en enero de 2016, cuando asumió la nueva gestión. “Tuvimos que afrontar una decisión drástica y dolorosa: reducir el personal”, expresó Pousá.

Puntualmente, negó que las corresponsalías hayan sido “desmanteladas” y habló de la baja productividad. “Algunos corresponsales no contestaban los celulares pagados por la agencia y escribían nueve cables por mes”, precisó.

Pasadas las 23.30, volvió a pedir la palabra el presidente de la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara baja, el kirchnerista Leopoldo Moreau, quien tras formular una serie de consideraciones críticas hacia los funcionarios, aclaró que la situación de los trabajadores seguía siendo la misma, por lo que sugirió tomar una medida. Si bien reconoció que no había número para establecer un plenario de comisiones, solicitó que los presidentes de las comisiones de Legislación del Trabajo, de Comunicaciones y de Libertad de Expresión, suscribieran un comunicado reclamando la inmediata reincorporación de los despedidos en Télam, como así también la reanudación del servicio de la agencia y la intervención del Ministerioi de Trabajo.

Sergio Ziliotto, titular de Legislación del Trabajo y quien conducía el debate, le aclaró que eso no era factible, pues no tenían mandato para actuar de esa manera. Sí podían hacerlo a título personal, pero no firmar un comunicado como presidentes de las comisiones. El reiteró su predisposición favorable a los derechos de los trabajadores y aclaró que el involucramiento de los legisladores en ese conflicto no concluía con la visita de los funcionarios.

A continuación habló Hernán Lombardi para contestar afirmativamente una pregunta del diputado oficialista Ezequiel Fernández Langan respecto de si habían sido amenazados, y tras agradecer a los diputados se retiró junto a las autoridades de Télam.

Fuente: LPO