Córdoba, Catamarca y Santa Fe no acompañarán la iniciativa de Macri de que no haya familiares en cargos públicos

Mientras que en la Ciudad y Provincia ya adhirieron, en la mayoría de las provincias hubo un fuerte rechazo por parte de los gobernadores. Tres de ellas adelantaron que no van a aplicar la medida.

La decisión del presidente Mauricio Macri de no permitir nombramientos en el gobierno nacional de parientes a sus ministros, tuvo hasta el momento poca adhesión en el resto de las provincias e incluso ya tuvo sus primeras oposiciones. El gobernador santafesino Miguel Lifschitz, la de Catamarca Lucía Corpacci y el ministro de Gobierno de Córdoba, Juan Carlos Massei, adelantaron que sus provincias no acompañarán la iniciativa.

Macri llamó en su discurso del lunes, a que todos los gobernadores repliquen la medida en sus provincias pero no tuvo aún mucho éxito. Con la excepción de los gobiernos de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires.

El socialista Miguel Lifschitz calificó la medida como “poco creíble” y “muy de marketing”, mientras que la gobernadora de Catamarca juzgó el decreto como “discriminatorio”. Desde la administración de Córdoba sostuvieron que no van a tomar por ahora “medidas de excepción ni de emergencia” como las que adoptó el gobierno nacional.

“El decreto resultan contradictorias, luego de que el propio Presidente ratificara a Jorge Triaca”, afirmó Lifschitz en relación al escándalo que protagonizó el ministro de Trabajo cuando se difundió el audio en el que insultó a una empleada de su familia a la que pagaba en negro y había designado como delegada en la intervención del Somu.

Por su parte, Massei aseguró que no realizaron en la administración pública provincial una evaluación “por parentesco” sino “por capacidad y eficiencia en la gestión”.

Fuente: Minutouno