Libertadores: River empató con Emelec y clasificó a octavos de final

El Millonario igualó 1 a 1 como local ante el equipo ecuatoriano. Ayrton Preciado abrió el marcador pero Rodrigo Mora lo igualó con un penal.

River Plate, con equipo alternativo, logró el pase a octavos de final de la Copa Libertadores con el empate 1-1 en el Monumental ante Emelec de Ecuador por el grupo 3 y ya piensa en el Superclásico ante Boca del próximo domingo por el torneo local.

El club de Núñez es puntero en su zona con 10 unidades y alcanzó así el pasaje a la siguiente instancia, pero no se aseguró aun el primer puesto. El ‘Millonario’ es seguido por Independiente Medellín de Colombia (6), Emelec (4) y Melgar de Perú (3).

La primera parte pasó sin preocupaciones para los dos equipos aunque River manejó mejor y más la pelota, pero sin un conductor definido, con Iván Rossi como enlace entre volantes y delanteros.

River, aun con intérpretes diferentes con la mente en Boca, llevó a cabo el plan que es una marca registrada en este año con los laterales al ataque, en busca de presión alta para no dejar jugar a Emelec.

El equipo de Gallardo mostró buenas intenciones, pero la situación más clara fue del visitante con el remate en el área de Bruno Vides, tras pase de Marcos Mondaini por zona derecha, que se fue por encima del ángulo superior izquierdo cuando iban tres minutos de juego.

La molestia muscular de Luis Olivera motivó el ingreso del ecuatoriano Arturo Mina, quien no jugaba oficialmente desde la última derrota ante Boca 2-4 en el Monumental, pero se mostró seguro a pesar de la inactividad.

El ‘Millonario’ jugaba mejor que su rival, sin profundidad, pero con la sensación de estar más cerca del primer gol. Un error de Lucas Martínez Quarta, que no pudo corregir el arquero Augusto Batalla, habilitó a Preciado y generó el grito ecuatoriano, impensado en un Monumental con buena concurrencia.

Esa conquista despertó a River que en la primera aproximación generó un penal a favor por infracción a Carlos Auzqui que Mora cambió por gol.

El contexto también provocó los ingresos de Lucas Alario y Sebastián Driussi con la clara intención de ganar un partido al alcance de la mano y el quiebre del triple cinco con Rossi, Domingo y Arzura.

Sin embargo, River llegó poco al área contraria con un rival que se paró mejor en el campo y apostó a la contra.

Los cánticos de la hinchada contra Boca evidenciaron que la mente ya estaba puesta en el partido del próximo domingo en busca del triunfo en La Bombonera para seguir con chances en el campeonato.

En la última jugada, Auzqui, de buena actuación por el sector izquierdo del ataque, estrelló un remate en el travesaño que hubiese significado el éxito y el primer lugar asegurado del grupo 3.

Los dirigidos por Gallardo se retiraron aplaudidos y con un grito que se propagó en cada rincón del Monumental en la noche fría de Núñez: “el domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar”.

El próximo partido de River por Copa Libertadores será el 18 de mayo en Arequipa ante Melgar.

fuente: Télam.