Comenzó el primer juicio contra Cristina Kirchner

La senadora y expresidenta se encuentra sentada en el banquillo de los acusados por primera vez. La audiencia comenzó a las 12.12 en la sala AMIA de los tribunales de Comodoro Py.

Comenzó pasadas las 12 de este martes el primer juicio oral y público contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, por la causa de presunta corrupción en el direccionamiento de obra pública a favor del empresario Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz.

La senadora se encontraba sentada junto a su abogado Carlos Beraldi en la quinta fila de la sala AMIA de los tribunales de Comodoro Py, mientras que el exministro de Planificación Federal y diputado suspendido, Julio De Vido, y Báez están juntos en la segunda hilera.

El proceso judicial, que se estima durará un año, se desarrollará en medio de la campaña electoral para la cual, y hasta el momento, la líder de Unidad Ciudadana ya está anotada como candidata a vicepresidenta en una fórmula que encabezará Alberto Fernández.

Este último, exjefe de Gabinete de su primer gobierno, será justamente uno de los 160 testigos. El juicio está a cargo del Tribunal Oral Federal N°2, integrado por los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu, Andrés Basso y Adriana Palliotti (suplente). La Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF) serán las querellas.

Además de la exmandataria hay otros 12 acusados, entre los que ella está acusada por los delitos de asociación ilícita -figura como “jefa”- y de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública.

En la causa se indica que, de 51 obras viales otorgadas a Báez, solo dos fueron culminadas en tiempo y forma. La investigación se originó a partir de una denuncia realizada por las nuevas autoridades de la Dirección Nacional de Vialidad en 2016.

Cristina Kirchner fue elevada a juicio oral además en las causas por dólar futuro, el Memorándum con Irán, Los Sauces y Hotesur, todas sin fecha de inicio programado.

Además, cuenta con cinco prisiones preventivas -entre ellas en la causa de los cuadernos- pero permanece en libertad por tener fueros y por nunca haberse aprobado en el Senado su desafuero.

Fuente: Parlamentario.com