Chango Spasiuk ratificó que hace música “para celebrar, no para entretener”

La obra que el acordeonista Chango Spasiuk creó y moldea cada día desde hace más de cuatro décadas tuvo anoche una nueva sede de exploración al aire libre de Ciudad Cultural Konex, donde ante unos 1.200 espectadores ratificó la idea que la rige: “hacer música para celebrar pero no para entretener”.

Y por ello y aunque el calor y la humedad apretaron y los ritmos bailables y pegadizos de las polcas, los shotis y los chamamés propusieron pasajes de danzas y palmas, el recital nunca dejó de ser un viaje musical bello, sugerente y cuestionador.

Es que Spasiuk ha ido construyendo un mundo sonoro en movimiento que se permite atravesar tradiciones y rupturas en un ejercicio tan natural como gozoso y estimulante.

Entonces la simpleza de géneros que varias veces presentó como “para mover las patas” o alertando acerca de “lo peligrosas que son las polcas porque dan ganas de casarse” son, en las mismas manos que impulsaron el acordeón en el centro del escenario, un material sensible e inspirador.

Fuente: Télam.