Central recibe a Colón, en un duelo caliente

No se puede analizar este Rosario Central-Colón sin vincular la figura de Paolo Montero, ex DT sabalero con polémica salida en el mes de diciembre para sentarse en el banco “canalla”. Porque más allá de que en la cancha son “once contra once”, está más que claro que Colón jugará contra los rosarinos y también con todo lo que rodeó al entrenador charrúa, que ayer terminó de calentar la previa al decir : “Desde mi punto de vista, éste es el partido más importante del año. Más sabiendo que si ganamos quedamos a la par de puntos”.

En el inicio de la semana, como si fuera un movimiento de ajedrez clave para hacer poner nervioso al rival de enfrente, Colón comunicó oficialmente a través de sus letrados que decidió demandar a Paolo Montero en la Fifa por un daño que oscila entre los 500.000 y 600.000 dólares.

“Es un tema privado de Colón con Montero, no afecta en nada a Rosario Central como institución”, dicen los dirigentes “canallas”, cuando son consultados por este tema desde El Litoral.

Nada parece “casual” en la previa a este lindo cruce de santafesinos en la provincia. Demasiada coincidencia que justo el lunes se conozca la acción judicial sabalera contra Paolo y, como mínimo, excesivo de parte de Montero decir que “es el partido del año contra Colón”, cuando viene de ganarle el clásico a Newell’s y de empatarle a River Plate en el Monumental.

Así, con los datos de la previa, Colón jugará contra Rosario Central y contra Paolo Montero en el Gigante de Arroyito. Serán tres puntos calientes, por el historial y por lo que puede llegar a pasar con el resultado.

Después de su ingreso triunfal al banco de Colón como entrenador, Domínguez sufre la desmejoría del equipo en las últimas fechas: dos derrotas seguidas (Temperley primero, Gimnasia después), cuatro fechas sin ganar y dos puntos sumados de doce jugados. Esta malaria lo pone, en los capítulos finales, complicado en la zona de Copa Libertadores y expectante pensando en la Sudamericana.

Por eso, sin dudas, el objetivo de base es hoy frenar las derrotas. Si se puede ganar, mucho mejor. Pero Colón sabe que el partido es de riesgo, porque Central llega agrandado: ganó el clásico, le ganó a Racing, empató con River en el Monumental y está adentro de la Sudamericana.

¿Qué hace Domínguez con el equipo?: sostiene a “Fatu” Broun bajo los tres caños, a pesar del grosero error que le dejó servido en bandeja el partido a Gimnasia el sábado pasado; pone en el fondo a Yamil Garnier en lugar de Ceballos, para ganar de aire con los cabezazos; y le devuelve la titularidad al “Polaco” Bastía en la zona de medios a cambio de quitar uno de los dos delanteros de punta, ya que sale Leguizamón y queda solito “Viruta” Vera -no daría la impresión de estar al ciento por ciento en la parte física- en la ofensiva con cinco volantes para respaldarlo.

Lo primero que le debe preocupar hoy al entrenador sabalero, más allá del bajón generalizado, es que se le abrió con todo el arco de Broun a los delanteros rivales: dos de Atlético Tucumán, uno de Unión, tres de Temperley y dos más de Gimnasia de La Plata. Y esto, pensando en “Teo” Gutiérrez y Marco Ruben, puede ser muy peligroso si se repiten errores, distracciones y problemas de marcaje en las pelotas quietas.

Central en alza, Colón golpeado y enfrente Paolo Montero, para jugar el partido “paralelo” que tendrá en el verde césped un segundo capítulo y que promete el round final en la misma Fifa.

Fuente: El Litoral.