Cambiemos dejaría un piso de 40% de pobreza en el 2019

Parte de la campaña presidencial de Mauricio Macri en 2015 se basó en la promesa de alcanzar la “Pobreza Cero”. No obstante, a poco de asumir reconoció que eso era, en realidad, una expresión de deseo, y que a lo que se comprometía era a su disminución persistente, pues solo en el largo plazo podría erradicarse. Al conocerse el primer dato de pobreza por ingresos de su Gobierno, del segundo trimestre de 2016, pidió que ese sea el termómetro mediante el cual se evalué su gestión. Luego, cuando a mediados de 2018 ese termómetro empezó a marcar temperaturas cada vez más elevadas pidió que se lo cambie y que en lugar de mirar la “coyuntura” con la pobreza por ingresos, se ponga el foco en lo “estructural” (o “multidimensional”), que es lo que “le cambia de verdad la vida a la gente”.

¿Qué sucedió con la pobreza (por ingresos y estructural) durante el gobierno de Macri?

En el caso de la pobreza por ingresos, con la forma actual de medirla, en el primer semestre de 2019, la tasa de pobreza alcanzó al 35%-35,5% de la población. Esto surge de promediar el 34% que arrojó el primer trimestre y el 36%-37% en que se habría ubicado en el segundo trimestre, de acuerdo con la evolución del mercado de trabajo y del poder adquisitivo de salarios, jubilaciones y asignaciones familiares (el segundo trimestre, por razones estacionales, a condiciones más o menos constantes de la situación económica, muestra el mayor valor de pobreza del año).

¿Qué implica este 35% de pobres en la primera mitad de 2019? Resulta casi 10 puntos mayor que el mejor registro de Cambiemos, correspondiente al segundo semestre de 2017 (25,7%). Si se compara con el primer dato semestral del INDEC, encontramos unos 5 puntos más de pobreza que a fines de 2016 (30,3%).

Fuente: Ámbito Financiero