Buscan la adecuación de los espacios públicos

El proyecto del diputado Ariel “Pepe” Pianesi prevé pequeñas transformaciones urbanas –como cordones con declive, veredas más anchas y sin obstáculos, además de lugares de descanso – para impulsar una mayor inclusión social.

El concepto de “ciudades accesibles” comienza de a poco a introducirse como uno de los objetivos principales en los planes estratégicos urbanos. El rediseño de los espacios públicos posiciona como protagonistas a los peatones y ciudadanos.

En ese marco, se presentó un proyecto de ley mediante el cual se busca la promoción de municipios accesibles en Misiones, tomando como actores esenciales a los adultos mayores, personas con movilidad reducida y padres/madres que circulan con sus hijos en coches y/o rodados infantiles. La iniciativa intenta, de esta manera, asegurar la integración en las calles, veredas y lugares públicos, garantizando la protección integral.

El proyecto fue presentado por el diputado de la Unión Cívica Radical (UCR) Ariel “Pepe” Pianesi, quien sostuvo que “los cambios en la vida cotidiana nos hacen ver la necesidad de nuevas formas de movilidad, veredas más anchas que colaboren en el necesario distanciamiento físico entre peatones, fomentar los desplazamientos a pie, en bicicleta y espacios abiertos. Son medidas que apuntan a resolver y dar más seguridad a la salud y movilidad en el contexto del nuevo escenario de ciudades post pandemia”.

De esta manera, la iniciativa determina que los denominados municipios accesibles deben realizar -en forma programada y progresiva – adecuaciones para generar entornos agradables, limpios y seguros; lugares de descanso en todas las manzanas con una distancia que no exceda de dos cuadras; aceras de superficie nivelada, anti-deslizante y con ancho suficiente para el paso de sillas de ruedas; cordones en declive nivelados con la calle en cada esquina (de acuerdo a la Ley N° 24.314); veredas libres de obstrucciones; prioridad de acceso para peatones y cruces peatonales seguros; entre otros.

En tanto, establece que toda institución pública o privada que brinde servicios a adultos mayores y personas con movilidad reducida deberá contar con infraestructura, mobiliario, equipamiento y recursos humanos adecuados para que se realicen procedimientos alternativos en los trámites administrativos, cuando sea preciso.

Fuente: Prensa.