Brasil: Un ministro de Bolsonaro amenaza a la Corte Suprema de su país

El ministro de la Oficina de Seguridad Institucional (GSI), Augusto Heleno, dijo el viernes 22 que la solicitud de confiscación del teléfono celular del presidente Jair Bolsonaro era “inconcebible” y que, de ser aceptada, podría tener “consecuencias impredecibles para la estabilidad”.

La solicitud fue presentada por parlamentarios y partidos de oposición en noticias penales llevadas a la Corte Suprema Federal (STF) en el ámbito de la investigación que investiga la presunta interferencia del presidente con la Policía Federal. El viernes 22, el ministro Celso de Mello, relator del caso, solicitó a la Fiscalía General de la Nación (PGR) que hablara sobre el tema.

“La Oficina de Seguridad Institucional Presidencial advierte a las autoridades constituidas que tal actitud es un intento evidente de comprometer la armonía entre los poderes y podría tener consecuencias impredecibles para la estabilidad nacional”, dice Heleno, en una nota publicada en las redes sociales.

La incautación del teléfono celular de Bolsonaro, de uno de sus hijos, Carlos Bolsonaro (Republicanos-RJ), además del testimonio del presidente, fueron solicitados por el diputado federal Gleisi Hoffmann y por el gobernador de Bahía, Rui Costa, tanto del PT como de los bancos del PT. PDT, PSB Y PV. En total, el grupo presentó tres noticias-crímenes en los que acusan a Bolsonaro de interferencia con la Policía Federal.

En el gobierno, se da por sentado que el Procurador General de la República, Augusto Aras, debe dar su opinión sobre el archivo de los crímenes noticiosos, pero esto no impidió que Heleno revelara su condena y la advertencia de posibles consecuencias. “Si fuera efectivo, sería una afrenta a la máxima autoridad del Poder Ejecutivo y una interferencia inaceptable de otro Poder, en la privacidad del Presidente de la República y en la seguridad institucional del país”, dice el ministro de GSI.

El mensaje de Heleno a la Corte Suprema llega justo antes de que Celso de Mello decida lanzar el video de la controvertida reunión ministerial el 22 de abril. Según el ex ministro Sérgio Moro en un comunicado, en la ocasión Bolsonaro amenazó con despedirlo si no cambiaba el comando de la Policía Federal. Una investigación realizada por el Tribunal investiga si el presidente ha interferido irregularmente con el organismo de investigación.

Fuente: Politica.estadao.com.br