Bélgica se quedó con el bronce en Rusia

Bélgica, uno de los equipos más celebrados de Rusia 2018, se despidió este sábado con el premio consuelo y se quedó con el tercer puesto del Mundial tras vencer 2-0 a Inglaterra en San Petersburgo.

En el penúltimo duelo de Rusia 2018, previo a la gran final del domingo entre Francia y Croacia en Moscú, los “Diablos rojos” consiguieron con su victoria además un “pequeño hito” al sellar el mayor logro de su país en una Copa del Mundo, aunque les sabrá a muy poco.

La selección de Eden Hazard y Kevin De Bruyne mostró con un par de pinceladas que tenía el talento para más en este Mundial. Será algo que quizá les dolerá siempre. Los dos buques insignia de la “generación dorada” llegarán con 31 años a Qatar 2022.

En una tarde soleada y de poca tensión competitiva en el San Petersburgo Arena, Bélgica llevó la iniciativa desde el arranque.

Thomas Meunier, uno de los dos cambios que hizo el técnico Roberto Martínez en su once inicial, abrió la cuenta en el minuto 4, y Hazard cerró el marcador con un soberbio gol a los 37 del complemento, tras un gran pase de De Bruyne.

El pelirrojo jugador del Manchester City, desaparecido en la derrota ante Francia en semifinales, llevó el compás de su equipo y Romelu Lukaku, que lucha por el Botín de Oro con el inglés Harry Kane, mostró en el inicio la agresividad que le faltó ante los “Bleus” el martes, aunque estuvo negado frente al arco.

El duelo estuvo abierto por varios momentos, como suele ocurrir con la pelea por el tercer puesto, un viejo capricho de la FIFA, y el partido más detestado cada cuatro años por los dos equipos derrotados en las semifinales.

Sin mucho más que perder y con la decepción aún encima, ambos equipos salieron sin muchas ataduras tácticas y, pese a la evidente falta de motivación, al menos regalaron al público varias jugadas en ambas áreas. El talento de los belgas marcaba la pauta.

Más abierto a experimentar, Gareth Southgate hizo cinco cambios en el joven elenco británico, un equipo aún por formar, que avanzó hasta la penúltima ronda gracias a la frescura que le impregnó su DT y a la pólvora del sorprendente Kane.

Pese a no marcar este sábado, el goleador de 24 años del Tottenham tiene todas las opciones para coronarse como el Botín de Oro de Rusia 2018 gracias a sus seis tantos, cinco de ellos marcados en la fase de grupos. Lukaku se quedó con los cuatro que había marcado en los dos primeros partidos.

El primer gol belga llegó por uno de esos ataques fulminantes a la contra con los que los “Diablos rojos” revolucionaron Rusia 2018. Lukaku dio un gran pase en profundidad a Chadli, que mandó un centro desde la izquierda para que Meunier abra el marcador a los 4 minutos.

El 9 belga desperdició luego su primera oportunidad a los 17, cuando recibió mal en posición inmejorable en el área. Y siete minutos después, Kane desperdició su propia ocasión de subir a siete sus goles en Rusia 2018 al disparar desviado frente al arco de Thibaut Courtois.

Ya en el segundo tiempo, Lukaku volvió a fallar a los 11. Cumplida la hora de juego, Martínez decidió poner fin a la faena del robusto delantero del Manchester United, sustituyéndolo por Dries Mertens.

La siguiente ocasión del partido la tuvo Eric Dier, que levantó la pelota sobre Courtois, pero el defensor belga Toby Alderweireld le negó el gol con su rechazo casi sobre la línea. Y a diez del final, Pickford demostró que la nueva Inglaterra tiene por fin un gran arquero, al tapar un remate a quemarropa de Meunier.

Dos minutos después el “1” no pudo sin embargo hacer nada ante el talento de Hazard, que recibió a la izquierda de De Bruyne, entró al área y definió con maestría. Fue lo último en San Petersburgo.

Bélgica se fue de Rusia con el tercer puesto y Kane no marcó en su despedida de Rusia 2018. Pero salvo una jornada de escándalo en la final de los franceses Antoine Griezmman o Kylian Mbappé, ambos con tres goles, el espigado delantero debe cerrar el Mundial con el consuelo personal del Botín de Oro para el primer inglés desde el mítico Gary Lineker en 1986.

Fuente: Ámbito.