Sporting pegó primero y sorprendió en la semi de la Liga

El conjunto pipoceño se impuso por 1-0 a La Picada, en Villa Cabello, en la ida de una de las semifinales del Apertura de la Liga Posadeña.

Marcelo López clavó un golazo para el triunfo del visitante. La revancha será en ocho días, en Santo Pipó.

La Picada salió a jugar con la sensible baja de Villalba, quien fue expulsado en la revancha ante Atlético Posadas, y dejaba al local sin el capitán y ordenador del equipo. Si bien Gamarra intentó ser el conductor, lo cierto es que el “tucu” estuvo lejos del equipo y no pudo ser peligroso en la ofensiva local. Tampo benítez aportó mucho peso ofensivo, ya que a la falta de asistencia de sus compañeros, le sumó la falta de claridad a la hora de generarse oportunidades de gol.

El local tuvo muchas deficiencias, principalmente por la falta de conexión entre sus mismos compañeros. El más revulsivo fue Monzón Cabral, quien demostró ser diferente, pero estuvo muy poco acompañado, y cuando podía dar pase, pecó de egoísta.

 

Millán planteó mucho mejor el partido. Sporting salió con la mentalidad clara, y el objetivo bien puesto: atacar de contra, conseguir elgol, y defenderse con la ventaja. Si bien entregó el protagonismo al rival, el gol tempranero le dio la posibilidad de imponer el ritmo y ser claro a la hora de defender, con García como figura. Pero también desaprovechó muchas ocasiones de contra.

El juego comenzó con dos equipos que buscaron el arco rival, pero con poca contundencia en los metros finales.

A los 9 minutos, Marcelo López se acomodó desde tres/cuartos de cancha con el balón y se animóa sacar un violento remate al arco, y el balón bajó de golpe por detrás del cuerpo de Giménez. Un golazo del Chelo López para abrir el marcador.

El golazo del visitante hacía pensar que el nivel del juego levantaría, por la necesidad del empate local, y por los espacios que quedarían para la visita.

Pero lo cierto es que La Picada intentó encontrar los espacios para logar la paridad, pero se vio presso de sus limitaciones y de la falta de un hombre con liderazgo dentro de la cancha. Sporting se refugió bien atrás, y apostó por la contra.

El tren del oeste tuvo dos chances claras para lograr el empate. En una, Díaz mandó su cabezazo, a metros del arco, apenas afuera. Y en la otra, Gamarra quedó mano a mano con el portero, pero su remate defectuoso fue desviado por el portero Cuenca.

Sporting tuvo chances de llegar al segundo tanto, pero Giménez apareció bien para mantener su arco con un solo gol.

 

En la segunda parte, La Picada se apoderó del balón, y poco a poco fue ocupando más metros en el ataque. Pero ese dominio territorial y posesivo del esférico no se pudo traducir en ocasiones netas de gol, ni mucho menos en goles.

Sporting juntó sus líneas, y dejó solo en la punta a Cabrera. Pero su defensa se fundamentó principalmente en la férrea actuación de García, que sacó todos los balones que intentaban ingresar por lo alto al área de Cuenca.

En las pocas ocasiones que pudo llegar el local al arco rival, el portero visitante intervino oportunamente para quedarse con el esférico. Sporting encontró espacios para liquidar el partido, pero el guardametas local también apareció para aguarle la ventaja mayor a los pipoceño.

El triunfo de Sporting fue ajustado, pero suficiente para ponerse al frente en la serie. La revancha será el domingo 23 de junio en San Pipó, donde con el empate, el pipoceño será finalista. La Picada debe ganar por dos o más goles para llegar a la final. Un triunfo por la mínima del posadeño estirará la definición a los penales.

Fuente: MetaGoles.