Argentina se quedó con el tercer puesto

Argentina derrotó a Chile 2 a 1 y se quedó con el tercer
puesto de la Copa América Brasil 2019, en un partido
accidentado que incluyó las expulsiones del astro Lionel
Messi y Gary Medel por agresión mutua.

Sergio Agüero (12m.Pt) y Paulo Dybala (21m.Pt)
adelantaron a Argentina en el marcador y descontó Arturo
Vidal de penal (13m.St).

El partido se jugó en el Arena Corinthians de la ciudad de
San Pablo, con el arbitraje del paraguayo Mario Díaz de
Vivar.

Messi fue expulsado por segunda vez en la selección, tras
la sufrida en su debut en un partido amistoso contra
Hungría el 17 de agosto de 2005 en Budapest, por dar un
codazo al húngaro Vilmos Vanczák a los 19 minutos del
complemento, apenas 47 segundos después de ingresar al
campo de juego.

Argentina comenzó mejor, con la buena circulación del
balón por parte de Messi, Rodrigo De Paul, Leandro
Paredes y Lo Celso.

Así el conjunto que dirige técnicamente Lionel Scaloni
avisó con un tiro desde lejos de Agüero que se fue junto al
palo derecho de Gabriel Arias.

Y en la siguiente jugada de riesgo se puso en ventaja tras
una “avivada” de Lionel Messi, al lanzar rápido un tiro libre
para Agüero, que eludió a Gabriel Arias y definió sin
oposición.

Insistió el equipo de Lionel Scaloni, esta vez con un remate
de Messi desde afuera que controló el arquero.

Y de inmediato Dybala recibió una gran habilitación de
Giovani Lo Celso, corrió por izquierda y marcó el segundo
gol cuando le “picó” la pelota a Arias, que había ido a tapar
abajo.

Luego el propio Dybala recibió un centro de Messi y
estrelló la pelota en el palo, pero la acción fue invalidada
por posición adelantada del jugador de la Juventus.

Antes del cierre Medel cubrió una pelota a Messi hasta que
saliera del campo de juego y la jugada terminó con un
enfrentamiento pecho a pecho entre ellos, lo que les valió
la tarjeta roja.

En el complemento Chile llegó al descuento luego de una
falta de Lo Celso a Charles Aránguiz adentro del área y el
penal cobrado por Díaz de Vivar con la ayuda del Var, que
fue convertido por Vidal con un fuerte remate al medio.

No obstante Argentina siguió siendo mejor, con tenencia y
distribución, aunque la salida de Dybala, en buen nivel, no
pareció necesaria.

Argentina estuvo más cerca del tercero que Chile del
empate, como con aquel centro bajo de Ángel Di María
para Agüero, que quiso “picar” la pelota ante Arias y perdió
frente al arquero, o un remate cruzado del propio “Kun”
desviado.

Argentina no tomó desquite de las dos finales de Copa
América perdidas ante Chile en 2015 y 2016 pero al menos
se fue con una sonrisa y con una mejor imagen por lo
realizado a partir de octavos de final.

Fuente: Télam.