Alemania: Once muertos en dos ataques a bares

En lo que parece un atentado llevado a cabo por extremistas de derecha, nueve personas murieron el miércoles por la noche en la ciudad alemana de Hanau, cerca de Frankfurt, en dos tiroteos en bares de narguilé. El presunto autor fue encontrado muerto en su domicilio. Los tiroteos causaron además varios heridos graves.

“Según los últimos elementos de los que tenemos constancia, la policía puede afirmar que ocho personas resultaron heridas de muerte”, afirmaron las autoridades en un primer comunicado. Otra persona murió el jueves por la mañana, lo que eleva el saldo a nueve. Horas más tarde, el principal sospechosos por la masacre apareció muerto en su domicilio, junto a otro cuerpo no identificado.

“El probable autor fue encontrado sin vida en su domicilio en Hanau. Las fuerzas especiales de intervención de la policía descubrieron allí otra persona sin vida. La investigación continúa. Actualmente no hay indicios de que haya otros autores”, escribió en Twitter la policía. Los investigadores también encontraron su automóvil, que contenía municiones y cargadores. El sospechoso tenía licencia de caza y es alemán.

Después de los tiroteos se desplegó un importante dispositivo policial en la ciudad, situada a unos 20 kilómetros de Frankfurt, en el centro de Alemania.

El primer tiroteo tuvo como blanco un bar de narguilé, el Midnight, en el centro de esta ciudad de 90.000 habitantes, donde se produjeron tres muertes. El presunto autor se fue del lugar en coche y, según la policía, se dirigió a la Plaza Kurt-Schumacher, en el barrio de Kesselstadt.

Entonces se produjo un segundo tiroteo frente al Arena Bar, que causó cinco muertes. Las víctimas, incluida una mujer, estaban en la zona de fumadores y son de origen kurdo.

“Las víctimas son personas que conocemos desde hace años”, reaccionó el hijo del gerente del bar. Según este testigo, que estaba ausente al igual que su padre en el momento del tiroteo, dos empleados figuran entre las víctimas. “Es una conmoción para todo el mundo”.

“Es un auténtico escenario de horror”, lamentó la diputada conservadora Katja Leikert. El alcalde socialdemócrata de Hanau, Claus Kaminsky, lo calificó de “noche terrible, que nos atormentará seguramente durante mucho, mucho tiempo”.

Fuente: Página 12