Aire acondicionado: fabricantes proyectan caída de producción

Los sucesivos tarifazos en las facturas de electricidad no solamente golpean al bolsillo de los consumidores locales, sino que también obligan a las empresas a replantear sus estrategias.

En medio de un mercado congelado, los fabricantes locales de aire acondicionados buscan revertir la baja de sus ventas apostando fuerte a los equipos con nueva tecnología que le permiten lograr ahorros importantes a quienes lo compran.

“En 2017 los equipos con tecnología inverter representaron el 5% del mercado y el año pasado trepó hasta el 15 por ciento. Esos aparatos pueden ahorrar hasta un 50%”, explica Federico Hellemeyer, presidente de las Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales de Electrónica (AFARTE).

Hay unos 175.000 equipos inverter en el mercado argentino y que sus valores son un 35% más altos que un aire acondicionado tradicional. Dependiendo de las frigorías y otras variables el precio puede ir desde los $14.000 a los $30.000.

Luego de un 2018 en donde las fábricas de Tierra del Fuego produjeron un millón de unidades -que se sumaron a unos 200.000 equipos importados que se comercializaron en el país- las proyecciones para este año son pesimistas. Fuentes del sector aseguran que se espera un piso de producción de 800.000 unidades, 20% menos que 2018 y muy lejos del 1,8 millón registrado en 2015.

“El que pasó fue un año difícil para todos los sectores de la economía, particularmente para los que dependemos del mercado interno. La caída del consumo dejó mucho stock y eso hace que a nivel industrial la eventual futura reactivación sea lenta. Con este panorama, esperamos un 2019 con niveles de producción conservadores. La oportunidad que vemos para dinamizar la demanda de acondicionadores de aire es el estímulo a nivel financiero para la compra de equipos con alta eficiencia energética. Así, el consumidor va a reconocer la conveniencia de renovar su viejo equipo por uno que le permita bajar su consumo de electricidad”, dice Hellemeyer.

En la actualidad, el 85% de todos los aire acondicionados que se venden en el mercado son de origen nacional. Dentro del segmento inverter, la producción local aún es incipiente: recién hace algo más de un año los equipos comenzaron a ensamblarse en el Sur. Hasta ese momento, la mayoría de los productos ingresaban desde diferentes países de Asia.

Menos smartphones

La caída del consumo también llegó hasta un segmento que en los últimos años había tenido un crecimiento exponencial. La devaluación le pegó fuerte a los consumidores, que restringieron la compra de bienes durables. Los smartphones pasaron de un mercado de algo más de 10 millones en 2017 hasta los 8 millones de equipos en 2018. Para este año, el panorama promete empeorar: las fábricas fueguinas esperan ensamblar cerca de 7,5 millones de unidades.

Por su parte, los televisores vivieron su veranito gracias al Mundial de Rusia. El último año, la producción creció casi 10% con respecto a los 3,2 millones de equipos del 2017. Sin embargo, para el 2019 se espera una importante caída hasta los 2,2 millones de aparatos, es decir, un 37% menos.

Fuente: diario BAE Negocios