AFIP flexibiliza la presión impositiva sobre las pymes

    La crisis económica golpea con fuerza a las pequeñas y medianas empresas por lo que en busca de darle aire a las pymes el Gobierno decidió flexibilizar los plazos para el pago de deudas impositivas.

    Por lo pronto, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Ministerio de Producción pusieron en marcha nuevas medidas para “facilitar el cumplimiento voluntario de los contribuyentes”.

    El anuncio se suma a los planes de pago difundidos en los últimos meses, tanto para las deudas vencidas como para las corrientes, además de la extensión de los plazos para los embargos, entre otras medidas. Al respecto, ya se levantaron más de 9.500 embargos a través de la web de la AFIP y se consolidaron 26.324 millones de pesos en unos 69.400 planes por el Plan Puente II.

    La novedad llegó de la mano del titular del organismo recaudador Leandro Cuccioli y el ministro Dante Sica quienes destacaron que la intención del plan es profundizar la estrategia para que los contribuyentes puedan desarrollar su actividad económica sin descuidar sus obligaciones tributarias.

    El titular de la cartera productiva sostuvo que el Gobierno está “trabajando para que las pymes logren atravesar esta coyuntura” y agregó que la intención de Cambiemos es “ser un aliado y facilitarles el camino porque se sabe el esfuerzo que hacen cada día”.

    Por su parte, Cuccioli señaló: “Hemos adoptado una serie de decisiones, a partir de pedidos de diversos sectores de la sociedad, para contribuir al pago de los impuestos por parte de las Pyme en particular y de los contribuyentes en general”.

    • Las medidas para descomprimir presión impositiva de las pymes

    En el caso de los planes de pago permanentes, se eleva a seis la cantidad máxima de planes generales y de gestión judicial a los que se pueden acceder. En tanto, la cantidad total de cuotas de los planes para ajustes de fiscalización se incrementa de 12 a 24.

    Los beneficiarios de esta medida, que estará disponible hasta el 28 de febrero del 2019, serán las micro, pequeñas y medianas empresas. Además, la calificación Siper (Sistema de Perfil de Riesgo) del contribuyente se aplicará únicamente a la tasa de interés.

    Por otro lado, se establecen una serie de mejoras en el Siper, al corregir algunas inconsistencias y elevar los umbrales permitidos para permanecer en las mejores categorías para los contribuyentes chicos y medianos. Un 40% de los contribuyentes está en la mejor categoría y solo el 6,5% en la última, precisaron los funcionarios.

    Además, se implementará un plan de facilidades de pago para entidades sin fines de lucro como clubes de barrio, centros de jubilados y vecinales, bomberos voluntarios, bibliotecas populares y entidades religiosas. La intención del Gobierno es que puedan regularizar sus deudas de aportes y contribuciones a la seguridad social vencidas al 30 de septiembre de este año, en un plan de 60 cuotas.

    Fuente: ámbito.