Acuerdo con los bonistas mejorará el acceso al crédito

Dirigentes empresarios de la industria y las finanzas consideraron que el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y los acreedores de la deuda pública mejorará el acceso al crédito externo y reducirá la brecha cambiaria interna.

El dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA) José Urtubey destacó que “el acuerdo es clave para el sector público, pero también para el privado” y puntualizó que “hay dos terceras partes de los insumos para la producción nacional que vienen del exterior”.

Urtubey explicó a Télam que “esas dos terceras partes están atadas a financiamiento para capital de trabajo que pueda conseguir el sector productivo” y remarcó que “antes del acuerdo estaba condicionado y restringido”.

Sostuvo que con el acuerdo “va a mejorar el acceso al financiamiento para el sector productivo, como también van a bajar las tasas de interés”.

“El acuerdo es un paso indispensable para profundizar un programa de recuperación de la economía argentina que está en una crisis superior a la de 2001”, afirmó el dirigente gremial empresario.

Por su parte, el presidente del Banco de Valores, Juan Nápoli, consideró que “se hizo un poco largo pero finalmente tuvo un resultado deseado, un arreglo muy bueno para el Gobierno y puede ser que también satisfactorio para los bonistas”.

El también director de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) dijo a FM La Patriada que reestructurar la deuda externa “era una condición necesaria, aunque no suficiente, para seguir avanzando” y estimó que “de no haberse llegado a este acuerdo hubiera sido todo más que difícil después de la pandemia y la cuarentena”.

Según Nápoli, el acuerdo se logró “con la brecha más alta de la historia” entre el tipo de cambio oficial y los informales, lo cual “ya se estaba haciendo insostenible para el funcionamiento económico”.

En tanto, el director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, Víctor Beker, sostuvo que “resultaba difícil de entender cómo una diferencia de apenas tres centavos por dólar, luego de casi cuatro meses de negociaciones, podía impedir un acuerdo”.

Beker remarcó que “sin embargo, hasta horas antes del anuncio oficial, supuestos expertos vaticinaban a coro el fracaso de las negociaciones y un irremediable default”.

“En todo caso, el acuerdo dejó expuesto el fracaso de los pronosticadores”, sostuvo el economista en un comunicado.

Fuente: Télam.